Consultar

Derecho, Jurisprudencia, Información

El Contrato Como Fuente Principal De Las Obligaciones?

El contrato es identificado como la principal fuente de las obligaciones en el marco del derecho. Este se define de forma concreta y general como el acuerdo de dos o más voluntades para producir o transmitir derechos y/o obligaciones.

¿Qué es el contrato como fuente de las obligaciones?

Quien firma un contrato se obliga a él. – El contrato es una fuente de las obligaciones debido a que cuando se celebran un contrato, quien lo firma está aceptando las obligaciones que en él se indican. El artículo 1602 del código civil colombiano señala expresamente que todo contrato legalmente celebrado se constituye en ley para las partes, de manera que debe ser cumplido, y si no es el caso, la parte cumplida puede recurrir a un juez para obligar su cumplimiento.

La Corte Suprema de Justicia, en sentencia de 14 de agosto de 2000 expediente 5577 define el contrato de la siguiente manera: «El contrato es un concierto de voluntades que por lo regular constituye una unidad y en consecuencia sus estipulaciones debe apreciarse en forma coordinada y armónica y no aislando una de otras como partes autónomas, porque de esta suerte se podría desarticular y romper aquella unidad se sembraría la confusión y se correría el riesgo de contrariar el querer de las partes, haciendo producir a la convenció efectos que estas acaso no sospecharon.» Se puede afirmar que el contrato es una fuente de las obligaciones por que aun en los contratos de carácter unilateral a una de las partes le asisten las obligaciones del contrato, por ejemplo, en el contrato de comodato la obligación le asiste al comodatario de cuidar y conservar la cosa prestada.

Pero no solamente el contrato es una fuente de las obligaciones, pues estas pueden surgir aún si o existe un contrato. Por ejemplo, cuando se causa un daño a una persona sin que medie un contrato también se genera la obligación de indemnizar, y en tal caso estamos frente a la responsabilidad civil extracontractual.

La responsabilidad civil extracontractual se encuentra consagrada en el artículo 2343 del código civil el cual expresa lo siguiente: «Es obligado a la indemnización el que hizo el daño y sus herederos. El que recibe provecho del dolo ajeno, sin haber tenido parte en él, solo es obligado hasta concurrencia de lo que valga el provecho que hubiere reportado.» Es tal la importancia de la responsabilidad civil extracontractual que cuando se causa un daño una persona no solo es responsable de sus propios hechos, sino de las personas que estén bajo su cuidado, por ejemplo, la responsabilidad que les asiste a los padres respecto de sus hijos menores.

En conclusión, no solo el contrato es una fuente de las obligaciones, pues una obligación puede nacer de un hecho que genere un daño sin que medie un acuerdo de voluntades. Recomendados.

¿Qué nos dice el artículo 348 del Código Civil?

  • Artículo 340, La filiación de los hijos nacidos de matrimonio se prueba con la partida de su nacimiento y con el acta de matrimonio de sus padres. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 341, A falta de actas o si éstas fueren defectuosas, incompletas o falsas, se probará con la posesión constante de estado de hijo nacido de matrimonio. En defecto de esta posesión son admisibles para demostrar la filiación todos los medios de prueba que la ley autoriza, pero la testimonial no es admisible si no hubiere un principio de prueba por escrito o indicios o presunciones resultantes de hechos ciertos que se consideren bastante graves para determinar su admisión. Si uno solo de los registros faltare o estuviere inutilizado y existe el duplicado, de éste deberá tomarse la prueba, sin admitirla de otra clase. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 342, Si hubiere hijos nacidos de dos personas que han vivido públicamente como marido y mujer, y ambos hubieren fallecido, o por ausencia o enfermedad les fuere imposible manifestar el lugar en que se casaron, no podrá disputarse a esos hijos haber nacido de matrimonio por sólo la falta de presentación del acta del enlace de sus padres, siempre que se pruebe que tienen la posesión de estado de hijos de ellos, o que por los medios de prueba que autoriza el artículo anterior, se demuestre la filiación y no esté contradicha por el acta de nacimiento. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 343, Si un individuo ha sido reconocido constantemente como hijo de matrimonio, por la familia del marido y en la sociedad, quedará probada la posesión de estado de hijo de matrimonio si además concurre alguna de las circunstancias siguientes:
    1. Que el hijo haya usado constantemente el apellido del que pretende que es su padre, con anuencia de éste;
    2. Que el padre lo haya tratado como a hijo nacido de su matrimonio, proveyendo a su subsistencia, educación y establecimiento;
    3. Que el presunto padre tenga la edad exigida por el artículo 361.

    Volver al inicio Volver al indice

  • Artículo 344, Declarado nulo un matrimonio, haya habido buena o mala fe en los cónyuges al celebrarlo, los hijos tenidos durante él se consideran como hijos de matrimonio. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 345, No basta el dicho de la madre para excluir de la paternidad al marido. Mientras que éste viva, únicamente él podrá reclamar contra la filiación del hijo concebido durante el matrimonio. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 346, Las acciones civiles que se intenten contra el hijo por los bienes que ha adquirido durante su estado de hijo nacido de matrimonio, aunque después resulte no serlo, se sujetarán a las reglas comunes para la prescripción. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 347, La acción que compete al hijo para reclamar su estado, es imprescriptible para él y sus descendientes. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 348, Los demás herederos del hijo podrán intentar la acción de que trata el artículo anterior:
    1. Si el hijo ha muerto antes de cumplir veintidós años.
    2. Si el hijo cayó en demencia antes de cumplir los veintidós años y murió después en el mismo estado.

    Volver al inicio Volver al indice

  • Artículo 349, Los herederos podrán continuar la acción intentada por el hijo a no ser que éste se hubiere desistido formalmente de ella, o nada hubiere promovido judicialmente durante un año contado desde la última diligencia. También podrán contestar toda demanda que tenga por objeto disputarle la condición de hijo nacido de matrimonio. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 350, Los acreedores, legatarios y donatarios tendrán los mismos derechos que a los herederos conceden los artículos 348 y 349, si el hijo no dejó bienes suficientes para pagarles. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 351, Las acciones de que hablan los tres artículos que preceden, prescriben a los cuatro años, contados desde el fallecimiento del hijo. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 352, La posesión de hijo nacido de matrimonio no puede perderse sino por sentencia ejecutoriada, la cual admitirá los recursos que den las leyes, en los juicios de mayor interés. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 353, Si el que está en posesión de los derechos de padre o de hijo fuere despojado de ellos o perturbado en su ejercicio, sin que preceda sentencia por la cual deba perderlos, podrá usar de las acciones que establecen las leyes para que se le ampare o restituya en la posesión. Volver al inicio Volver al indice

¿Qué dice el artículo 1261 del Código Civil?

Gestin de compras y aplicaciones en Internet Breve teora general de las obligaciones y contratos Autonoma de la voluntad En el ordenamiento jurdico espaol y en todos los ordenamientos jurdicos, los contratos se basan en el principio de autonoma de la voluntad para obligarse a hacer algo y en el de la libertad contractual de las partes contratantes, sin más restriccin que la de que las obligaciones contratadas no sean contrarias a las leyes, la moral o el orden pblico.

«El contrato existe desde que una o varias personas consienten en obligarse respecto de otra u otras, a dar lugar a alguna cosa o prestar algn servicio».

ul>

  • Este precepto legislativo es muy claro y se comenta por s solo, basta con que una o más personas consientan en obligarse para que ya haya contrato y a partir de ah, hay que cumplir lo pactado.
  • El contrato es ley
  • Todas las obligaciones que voluntariamente se asumen a la firma de un contrato, obligan con fuerza de ley a los firmantes de los mismos, y de este modo pueden ser exigidas.
  • El art.1091 del Cdigo civil prescribe:
  • «Las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, y deben cumplirse a tenor de los mismos».

    Sin embargo, hay obligaciones que no nacen de las cláusulas contractuales expresamente pactadas, pero que pueden surgir de los mismos contratos. ste el caso de las responsabilidades civiles que nacen de lo que se denomina culpa contractual, esto es, las obligaciones de indemnizar por responsabilidad civil, los daos que alguien sufre como consecuencia del incumplimiento de las obligaciones dimanantes de un contrato.

    «Las obligaciones nacen de la ley, de los contratos y cuasi contratos y de los actos y omisiones ilcitos o en que intervenga cualquier gnero de culpa o negligencia».

    El art.1101 del Cdigo civil expresa:

    «Quedan sujetos a la indemnizacin de los daos y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquellas».

    Por ello, cuando se suscribe un contrato, no slo hay que considerar lo que se contrata, sino sopesar qu obligaciones no pactadas pueden surgir como consecuencia del contrato y de su posible incumplimiento, que pueden ir a favor de terceros, más allá de la otra parte contratante. Un ejemplo es el caso Ford y Bridgestone. Aunque no exista contrato tácito entre Ford y el cliente final, Ford se hace responsable de todos los daos derivados del mal estado del producto vendido por un distribuidor. La transaccin entre ambos implica un serie de obligaciones tácitas. En el captulo de las obligaciones, es interesante lo que prescriba el art.1214 del Cdigo civil:

    «incumbe la prueba de las obligaciones al que reclama su cumplimiento, y la de su extincin al que la opone».

    ol>

  • Este artculo, que si bien ha sido derogado por la Ley de enjuiciamiento civil, recoge una obligacin que sigue vigente, ya que en caso de litigio, la carga de la prueba se exige al que demanda y la prueba del cumplimiento de la obligacin pactada al que as lo alega.
  • Requisitos legales de los contratos
  • El art.1261 del Cdigo civil establece: «No hay contrato sino cuando concurren los requisitos siguientes:
    1. Consentimiento de los contratantes.
    2. Objeto cierto que sea materia del contrato.
    3. Causa de la obligacin que se establezca.»
    1. El consentimiento es la intencin de las partes de establecer una obligacin y que llevará al contrato. Resulta de gran importancia, ya que será nulo el consentimiento prestado por error, violencia, intimidacin o dolo. Nadie se puede obligar a nadie a contratar, ya que las obligaciones dimanantes de un contrato se tienen que asumir libremente, no a la fuerza.
    2. En el art.1269 se describe el dolo de la siguiente forma:

      «Hay dolo cuando con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin ellas, no hubiese hecho.»

      li>El objeto de todo contrato es el tema sobre el que versará el contrato; debe ser algo determinado en cuanto a su especie. La indeterminacin en la cantidad no será obstáculo para la existencia del contrato, siempre que sea posible determinarla sin necesidad de nuevo convenio entre las partes (art.1273 del Cdigo civil).

    3. Los contratos sin causa o con causa ilcita no producen efecto alguno. Es ilcita la causa que se opone a la ley o a la moral. La expresin de una causa falsa en los contratos dará lugar a la nulidad, si no se probase que estaban fundados en otra verdadera y lcita. Aunque la causa no se expresare en el contrato, se presume que existe y que es lcita mientras el deudor no pruebe lo contrario.
    • Contrato tácito y expreso
    • Los contratos no necesariamente deben ser escritos, pueden ser simplemente tácitos.
    • La compra de un peridico en un kiosco es un contrato de compraventa en toda regla, aunque no sea un contrato expresado por escrito, pues tiene todos los requisitos para que se considere contrato: existe la intencin de comprar por una parte y la vender por otra, se produce la entrega de un bien y el pago de un precio.

    Volvamos a recordar aqu el art.1254 del Cdigo civil, que ya hemos citado con anterioridad: «El contrato existe desde que una o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algn servicio».

    1. Los contratos expresos son los que en realidad nos interesan en este curso, ya que todos los contratos que se celebrarán en compras serán siempre escritos y, a ser posible, siempre estarán bien escritos.
    2. Forma de los contratos expresos
    3. Todos los contratos deben presentar la siguiente forma:
    1. Lugar y fecha donde se contrata. (Tambin pueden ir al final).
    2. Expresin clara de las circunstancias personales de las partes contratantes y de la representacin en la que actan (si actan en nombre propio o en representacin de otro u otros), con expresin clara y cierta del ttulo de representacin, en caso de que se contrate en nombre de alguien.
    3. Exposicin de motivos, ya que es conveniente exponer las cuestiones previas al contrato que al final llevan a los pactos.
    4. Pactos, cláusulas o condiciones del contrato. En esta parte del contrato se expresará claramente todo lo que interese (sin duda, es la parte que requiere más atencin, ya que stas son las obligaciones que asumen las partes).
    5. Firma de las partes contratantes

    Eficacia de los contratos Los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que en ellos concurran las condiciones esenciales para su validez. Los contratos pueden ser otorgados en escritura pblica, o simplemente en un papel firmado por las partes.

    Slo deben aparecer en escritura pblica aquellos que la ley as lo exige. Interpretacin de los contratos Los contratos deben redactarse de la forma más clara y concreta posible, y la persona que los redacte debe conocer bien el idioma en que se redactan y se deberá expresar claramente lo que se quiera contratar, tratando de evitar en el documento todas las dudas que pueda causar su interpretacin.

    Un contrato es papel mojado si no hay problemas, pero si los hay, el propio contrato puede ser una fuente inagotable de confusiones y hasta la posicin de una insignificante coma puede ser muy importante. Además, es preferible que los contratos los interpreten las partes y no un juez o un árbitro, ya que stos pueden aadir todava más lea al fuego de la confusin.

    • Cuando nos casamos, lo hacemos con mucho amor, y la situacin es un mullido lecho de rosas, pero cuando el matrimonio se divorcia, se convierte en un campo de duras batallas; los detalles más insignificantes suponen un autntico trastorno, y se mira con lupa cualquier cuestin, por nimia que sea, cuando cualquier parte entienda que pueda beneficiarle.
    • La interpretacin de los contratos se regula en los siguientes artculos del Cdigo civil:
    • El art.1281 expresa:
    «Si los trminos de un contrato son claros y no dejan lugar a duda sobre la intencin de los contratantes se estará al sentido literal de sus cláusulas. Si las palabras parecieren contrarias a la intencin evidente de los contratantes, prevalecerá esta sobre aquella».

    El art.1284 prev:

    «Si alguna cláusula de los contratos admitiere diversos sentidos, deberá entenderse en el más adecuado para que produzca efecto».

    El art.1285 establece:

    «Las cláusulas de los contratos deberán interpretarse unas por otras, atribuyendo a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas».

    El art.1287, prescribe:

    «El uso o la costumbre del pas se tendrá en cuenta para interpretar las ambigüedades de los contratos, supliendo en estos la omisin de cláusulas que de ordinario suelen establecerse».

    El art.1288 del Cdigo civil reza:

    «La interpretacin de las cláusulas oscuras de un contrato no deberá favorecer a la parte que hubiere ocasionado la oscuridad».

    De estos preceptos legales, podemos extraer la siguiente conclusin: Cuando redactemos un contrato,, hay que procurar que la persona que lo redacte conozca bien el idioma en que se exprese, que sepa redactar bien, que exprese claramente lo que se quiera contratar, que no haya cláusulas de difcil interpretacin, o que puedan calificarse de oscuras, ya que la interpretacin de stas no nos beneficiará.

    El contrato deberá prever todas las posibilidades, de forma que evite las interpretaciones dudosas. Los contratos son lo que son, no lo que las partes dicen que son. (Este concepto es muy importante). A pesar de que las partes hayan expresado que un contrato es un contrato de algo (precario, por ejemplo), si de su sentido se infiere que es de otra cosa, el contrato será de otra cosa (por ejemplo, de arrendamiento).

    Ejemplo: supongamos que las partes deciden expresar en un contrato que el uso de un local es en precario, para lo cual no se puede pagar renta alguna, pero deciden poner un pago (disfrazado) por el precario. El contrato no será de precario, sino de arrendamiento, de modo que se regira por las normas generales de la ley de arrendamientos.

    1. Contratos de adhesin Son los contratos en los que una de las partes contratantes no ha participado en la redaccin de las cláusulas, como las condiciones generales de una pliza de seguro o el contrato de apertura de una cuenta corriente en un banco.
    2. En estos casos, la jurisprudencia dice que las exclusiones importantes deberán ser aceptadas expresamente por el consumidor y en papel aparte.

    En la actualidad, estos contratos se regulan en la Ley 78/98 de 13 de abril, la Ley de condiciones generales de la contratacin. Esta ley obliga a inscribir estas condiciones generales en el registro mercantil.

    1. Rescisin y nulidad de los contratos
    2. Las partes contratantes pueden establecer libremente en el contrato las condiciones de resolucin o rescisin de los mismos.
    3. Asimismo, los contratos válidamente celebrados tambin pueden ser rescindidos en los casos que se establecen en la ley.

    Los contratos en los que no concurran los requisitos que se establecen en el art.1261 del Cdigo civil pueden ser anulados aunque no haya lesin para los contratantes, siempre que adolezcan de alguno de los vicios que los invalidan con arreglo a la ley.

    Un contrato bien redactado nos evitará problemas y facilitará el desarrollo fluido del negocio.

    Gestin de compras y aplicaciones en Internet

    ¿Qué relacion hay entre obligaciones y contratos?

    Las obligaciones y contratos se encuentran regulados en los Art.1088 – 1213, Código Civil para las obligaciones y en los Art.1254 – 1314, Código Civil para los contratos. El derecho de los contratos y obligaciones es el conjunto de disposiciones que sirven para regular los actos y negocios jurídicos y las consecuencias que se derivan de ellos.

    Las obligaciones abarcan un concepto más amplio que los contratos, ya que constituyen una especie dentro del género de obligaciones. Las obligaciones, obligan a la parte deudora de la obligación a cumplir con una prestación objeto del negocio jurídico. La mayor parte de las veces, las obligaciones nacen de los contratos, que son acuerdos en los que las partes se comprometen recíprocamente.

    Aunque los contratos son la forma por excelencia de crear obligaciones, pueden también, nacer por la voluntad unilateral de una de las partes o pueden surgir ajenas a la voluntad de las partes. Los contratos pueden constituirse para crear obligaciones, para modificarlas o para extinguirlas.

    ¿Qué es un contrato y cuáles son sus características?

    ¿Qué efectos legales tiene un contrato? – Como hemos contado, los contratos son un tipo de documento que vincula a ambas partes y deja constancia de derechos y obligaciones, sus características principales son:

    Genera obligaciones y derechos. Se confecciona con el consentimiento de las partes y se rige por el principio de autonomía de la voluntad. Puede ser oral y escrito. Contiene las reglas de conducta privadas que han de cumplir ambas partes. Cuenta con responsabilidad contractual : el acreedor puede exigir la satisfacción de las deudas o el cumplimiento de las obligaciones al deudor.

    El Contrato Como Fuente Principal De Las Obligaciones

    ¿Cómo se garantiza el cumplimiento de un contrato?

    El aval. Con el aval, también como forma de garantía de cumplimiento de un contrato, se obliga una persona, denominada ‘avalista’, a garantizar el cumplimiento de la obligación principal. En caso de que el avalado no cumpla con sus obligaciones, las asumirá el avalista frente al tercero, denominado ‘beneficiario’.

    ¿Cuáles son los elementos de los contratos?

    En cuanto a la estructura del trabajo, analizaremos los tres elementos esenciales de los contratos: consentimiento, objeto y causa fin.

    ¿Qué dice el Código Civil acerca de los contratos?

    • Artículo 1792, Convenio es el acuerdo de dos o más personas para crear, transferir, modificar o extinguir obligaciones. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1793, Los convenios que producen o transfieren las obligaciones y derechos, toman el nombre de contratos. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1794, Para la existencia del contrato se requiere:
      1. Consentimiento;
      2. Objeto que pueda ser materia del contrato.

      Volver al inicio Volver al indice

    • Artículo 1795, El contrato puede ser invalidado:
      1. Por incapacidad legal de las partes o de una de ellas;
      2. Por vicios del consentimiento;
      3. Porque su objeto, o su motivo o fin sea ilícito;
      4. Porque el consentimiento no se haya manifestado en la forma que la ley establece.

      Volver al inicio Volver al indice

    • Artículo 1796, Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento, excepto aquellos que deben revestir una forma establecida por la ley. Desde que se perfeccionan obligan a los contratantes, no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a las consecuencias que, según su naturaleza, son conforme a la buena fe, al uso o a la ley. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1797, La validez y el cumplimiento de los contratos no puede dejarse al arbitrio de uno de los contratantes. De la Capacidad, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1798, Son hábiles para contratar todas las personas no exceptuadas por la ley. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1799, La incapacidad de una de las partes no puede ser invocada por la otra en provecho propio, salvo que sea indivisible el objeto del derecho o de la obligación común. Representación, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1800, El que es hábil para contratar, puede hacerlo por sí o por medio de otro legalmente autorizado. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1801, Ninguno puede contratar a nombre de otro sin estar autorizado por él o por la ley. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1802, Los contratos celebrados a nombre de otro por quien no sea su legítimo representante, serán nulos, a no ser que la persona a cuyo nombre fueron celebrados, los ratifique antes de que se retracten por la otra parte. La ratificación debe ser hecha con las mismas formalidades que para el contrato exige la ley. Si no se obtiene la ratificación, el otro contratante tendrá derecho de exigir daños y perjuicios a quien indebidamente contrató. Del Consentimiento, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1803, El consentimiento puede ser expreso o tácito, para ello se estará a lo siguiente:
      1. Será expreso cuando la voluntad se manifiesta verbalmente, por escrito, por medios electrónicos, ópticos o por cualquier otra tecnología, o por signos inequívocos, y
      2. El tácito resultará de hechos o de actos que lo presupongan o que autoricen a presumirlo, excepto en los casos en que por ley o por convenio la voluntad deba manifestarse expresamente.

      Volver al inicio Volver al indice

    • Artículo 1804, Toda persona que propone a otra la celebración de un contrato, fijándole un plazo para aceptar, queda ligada por su oferta hasta la expiración del plazo. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1805, Cuando la oferta se haga a una persona presente, sin fijación de plazo para aceptarla, el autor de la oferta queda desligado si la aceptación no se hace inmediatamente. La misma regla se aplicará a la oferta hecha por teléfono o a través de cualquier otro medio electrónico, óptico o de cualquier otra tecnología que permita la expresión de la oferta y la aceptación de ésta en forma inmediata. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1806, Cuando la oferta se haga sin fijación de plazo a una persona no presente, el autor de la oferta quedará ligado durante tres días, además del tiempo necesario para la ida y vuelta regular del correo público, o del que se juzgue bastante, no habiendo correo público, según las distancias y la facilidad o dificultad de las comunicaciones. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1807, El contrato se forma en el momento en que el proponente reciba la aceptación, estando ligado por su oferta, según los artículos precedentes. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1808, La oferta se considerará como no hecha si la retira su autor y el destinatario recibe la retractación antes que la oferta. La misma regla se aplica al caso en que se retire la aceptación. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1809, Si al tiempo de la aceptación hubiere fallecido el proponente, sin que el aceptante fuere sabedor de su muerte, quedarán los herederos de aquel obligados a sostener el contrato. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1810, El proponente quedará libre de su oferta cuando la respuesta que reciba no sea una aceptación lisa y llana, sino que importe, modificación de la primera. En este caso la respuesta se considerará como nueva proposición que se regirá por lo dispuesto en los artículos anteriores. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1811, La propuesta y aceptación hechas por telégrafo producen efectos si los contratantes con anterioridad habían estipulado por escrito esta manera de contratar, y si los originales de los respectivos telegramas contienen las firmas de los contratantes y los signos convencionales establecidos entre ellos. Tratándose de la propuesta y aceptación hechas a través de medios electrónicos, ópticos o de cualquier otra tecnología no se requerirá de estipulación previa entre los contratantes para que produzca efectos. Vicios del Consentimiento, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1812, El consentimiento no es válido si ha sido dado por error, arrancado por violencia o sorprendido por dolo. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1813, El error de derecho o de hecho invalida el contrato cuando recae sobre el motivo determinante de la voluntad de cualquiera de los que contratan, si en el acto de la celebración se declara ese motivo o si se prueba por las circunstancias del mismo contrato que se celebró éste en el falso supuesto que lo motivó y no por otra causa. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1814, El error de cálculo sólo da lugar a que se rectifique. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1815, Se entiende por dolo en los contratos, cualquiera sugestión o artificio que se emplee para inducir a error o mantener en él a alguno de los contratantes; y por mala fe, la disimulación del error de uno de los contratantes, una vez conocido. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1816, El dolo o mala fe de una de las partes y el dolo que proviene de un tercero, sabiéndolo aquélla, anulan el contrato si ha sido la causa determinante de este acto jurídico. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1817, Si ambas partes proceden con dolo, ninguna de ellas puede alegar la nulidad del acto o reclamarse indemnizaciones. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1818, Es nulo el contrato celebrado por violencia, ya provenga ésta de alguno de los contratantes o ya de un tercero, interesado o no en el contrato. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1819, Hay violencia cuando se emplea fuerza física o amenazas que importen peligro de perder la vida, la honra, la libertad, la salud, o una parte considerable de los bienes del contratante, de su cónyuge, de sus ascendientes, de sus descendientes o de sus parientes colaterales dentro del segundo grado. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1820, El temor reverencial, esto es, el solo temor de desagradar a las personas a quienes se debe sumisión y respeto, no basta para viciar el consentimiento. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1821, Las consideraciones generales que los contratantes expusieren sobre los provechos y perjuicios que naturalmente pueden resultar de la celebración o no celebración del contrato, y que no importen engaño o amenaza alguna de las partes, no serán tomadas en cuenta al calificar el dolo o la violencia. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1822, No es lícito renunciar para lo futuro la nulidad que resulte del dolo o de la violencia. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1823, Si habiendo cesado la violencia o siendo conocido el dolo, el que sufrió la violencia o padeció el engaño ratifica el contrato, no puede en lo sucesivo reclamar por semejantes vicios. Del Objeto y del Motivo o Fin de los Contratos, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1824, Son objeto de los contratos:
      1. La cosa que el obligado debe dar;
      2. El hecho que el obligado debe hacer o no hacer.

      Volver al inicio Volver al indice

    • Artículo 1825, La cosa objeto del contrato debe: 1o. Existir en la naturaleza.2o. Ser determinada o determinable en cuanto a su especie.3o. Estar en el comercio. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1826, Las cosas futuras pueden ser objeto de un contrato. Sin embargo, no puede serlo la herencia de una persona viva, aun cuando ésta preste su consentimiento. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1827, El hecho positivo o negativo, objeto del contrato, debe ser:
      1. Posible;
      2. Lícito.

      Volver al inicio Volver al indice

    • Artículo 1828, Es imposible el hecho que no puede existir porque es incompatible con una ley de la naturaleza o con una norma jurídica que debe regirlo necesariamente y que constituye un obstáculo insuperable para su realización. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1829, No se considerará imposible el hecho que no pueda ejecutarse por el obligado, pero sí por otra persona en lugar de él. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1830, Es ilícito el hecho que es contrario a las leyes de orden público o a las buenas costumbres. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1831, El fin o motivo determinante de la voluntad de los que contratan, tampoco debe ser contrario a las leyes de orden público ni a las buenas costumbres. Forma, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1832, En los contratos civiles cada uno se obliga en la manera y términos que aparezca que quiso obligarse, sin que para la validez del contrato se requieran formalidades determinadas, fuera de los casos expresamente designados por la ley. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1833, Cuando la ley exija determinada forma para un contrato, mientras que éste no revista esa forma no será válido, salvo disposición en contrario; pero si la voluntad de las partes para celebrarlo consta de manera fehaciente, cualquiera de ellas puede exigir que se dé al contrato la forma legal. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1834, Cuando se exija la forma escrita para el contrato, los documentos relativos deben ser firmados por todas las personas a las cuales se imponga esa obligación. Si alguna de ellas no puede o no sabe firmar, lo hará otra a su ruego y en el documento se imprimirá la huella digital del interesado que no firmó. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1834 Bis, Los supuestos previstos por el artículo anterior se tendrán por cumplidos mediante la utilización de medios electrónicos, ópticos o de cualquier otra tecnología, siempre que la información generada o comunicada en forma íntegra, a través de dichos medios sea atribuible a las personas obligadas y accesible para su ulterior consulta. En los casos en que la ley establezca como requisito que un acto jurídico deba otorgarse en instrumento ante fedatario público, éste y las partes obligadas podrán generar, enviar, recibir, archivar o comunicar la información que contenga los términos exactos en que las partes han decidido obligarse, mediante la utilización de medios electrónicos, ópticos o de cualquier otra tecnología, en cuyo caso el fedatario público, deberá hacer constar en el propio instrumento los elementos a través de los cuales se atribuye dicha información a las partes y conservar bajo su resguardo una versión íntegra de la misma para su ulterior consulta, otorgando dicho instrumento de conformidad con la legislación aplicable que lo rige. División de los Contratos, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1835, El contrato es unilateral cuando una sola de las partes se obliga hacia la otra sin que ésta le quede obligada. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1836, El contrato es bilateral cuando las partes se obligan recíprocamente. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1837, Es contrato oneroso aquel en que se estipulan provechos y gravámenes recíprocos; y gratuito aquel en que él provecho es solamente de una de las partes. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1838, El contrato oneroso es conmutativo cuando las prestaciones que se deben las partes son ciertas desde que se celebra el contrato, de tal suerte que ellas pueden apreciar inmediatamente el beneficio o la pérdida que les cause éste. Es aleatorio cuando la prestación debida depende de un acontecimiento incierto que hace que no sea posible la evaluación de la ganancia o pérdida, sino hasta que ese acontecimiento se realice. Cláusulas que pueden Contener los Contratos, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1839, Los contratantes pueden poner las cláusulas que crean convenientes; pero las que se refieran a requisitos esenciales del contrato, o sean consecuencia de su naturaleza ordinaria, se tendrán por puestas aunque no se expresen, a no ser que las segundas sean renunciadas en los casos y términos permitidos por la ley. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1840, Pueden los contratantes estipular cierta prestación como pena para el caso de que la obligación no se cumpla o no se cumpla de la manera convenida. Si tal estipulación se hace, no podrán reclamarse, además, daños y perjuicios. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1841, La nulidad del contrato importa la de la cláusula penal; pero la nulidad de ésta no acarrea la de aquél. Sin embargo, cuando se promete por otra persona, imponiéndose una pena para el caso de no cumplirse por ésta lo prometido, valdrá la pena aunque el contrato no se lleve a efecto por falta de consentimiento de dicha persona. Lo mismo sucederá cuando se estipule con otro, a favor de un tercero, y la persona con quien se estipule se sujete a una pena para el caso de no cumplir lo prometido. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1842, Al pedir la pena, el acreedor no está obligado a probar que ha sufrido perjuicios, ni el deudor podrá eximirse de satisfacerla, probando que el acreedor no ha sufrido perjuicio alguno. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1843, La cláusula penal no puede exceder ni en valor ni en cuantía a la obligación principal. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1844, Si la obligación fuere cumplida en parte, la pena se modificará en la misma proporción. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1845, Si la modificación no pudiere ser exactamente proporcional, el juez reducirá la pena de una manera equitativa, teniendo en cuenta la naturaleza y demás circunstancias de la obligación. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1846, El acreedor puede exigir el cumplimiento de la obligación o el pago de la pena, pero no ambos; a menos que aparezca haber estipulado la pena por el simple retardo en el cumplimiento de la obligación, o porque ésta no se preste de la manera convenida. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1847, No podrá hacerse efectiva la pena cuando el obligado a ella no haya podido cumplir el contrato por hecho del acreedor, caso fortuito o fuerza insuperable. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1848, En las obligaciones mancomunadas con cláusula penal, bastará la contravención de uno de los herederos del deudor para que se incurra en la pena. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1849, En el caso del artículo anterior, cada uno de los herederos responderá de la parte de la pena que le corresponda, en proporción a su cuota hereditaria. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1850, Tratándose de obligaciones indivisibles, se observará lo dispuesto en el artículo 2007. Interpretación, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1851, Si los términos de un contrato son claros y no dejan duda sobre la intención de los contratantes, se estará al sentido literal de sus cláusulas. Si las palabras parecieren contrarias a la intención evidente de los contratantes, prevalecerá ésta sobre aquéllas. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1852, Cualquiera que sea la generalidad de los términos de un contrato, no deberán entenderse comprendidos en él cosas distintas y casos diferentes de aquéllos sobre los que los interesados se propusieron contratar. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1853, Si alguna cláusula de los contratos admitiere diversos sentidos, deberá entenderse en el más adecuado para que produzca efecto. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1854, Las cláusulas de los contratos deben interpretarse las unas por las otras, atribuyendo a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1855, Las palabras que pueden tener distintas acepciones serán entendidas en aquella que sea más conforme a la naturaleza y objeto del contrato. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1856, El uso o la costumbre del país se tendrán en cuenta para interpretar las ambigüedades de los contratos. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1857, Cuando absolutamente fuere imposible resolver las dudas por las reglas establecidas en los artículos precedentes, si aquéllas recaen sobre circunstancias accidentales del contrato, y éste fuere gratuito, se resolverán en favor de la menor transmisión de derechos e intereses; si fuere oneroso se resolverá la duda en favor de la mayor reciprocidad de intereses. Si las dudas de cuya resolución se trata en este artículo recayesen sobre el objeto principal del contrato, de suerte que no pueda venirse en conocimiento de cuál fue la intención o la voluntad de los contratantes, el contrato será nulo. Disposiciones Finales, Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1858, Los contratos que no están especialmente reglamentados en esté Código, se regirán por las reglas generales de los contratos; por las estipulaciones de las partes, y en lo que fueron omisas, por las disposiciones del contrato con el que tengan más analogía, de los reglamentados en este ordenamiento. Volver al inicio Volver al indice
    • Artículo 1859, Las disposiciones legales sobre contratos serán aplicables a todos los convenios y a otros actos jurídicos, en lo que no se opongan a la naturaleza de éstos o a disposiciones especiales de la ley sobre los mismos. Volver al inicio Volver al indice