Consultar

Derecho, Jurisprudencia, Información

Parte De La FilosofA Qué Estudia La Moral Y Las Obligaciones Del Ser Humano?

Parte De La FilosofA Qué Estudia La Moral Y Las Obligaciones Del Ser Humano
Skip to main content La filosofía moral estudia lo que es correcto y lo incorrecto, y cuestiones filosóficas relacionadas. La filosofía moral es un área de la filosofía que considera el bien y el mal. Explora los orígenes de la moralidad y cómo las personas deben vivir sus vidas en relación a los demás.

La filosofía moral tiene tres ramas: Una rama, la metaética, investiga preguntas amplias como, «¿qué es la moralidad?» «¿qué es la justicia?» «¿existe la verdad?» y «¿cómo podemos justificar nuestras creencias, o privilegiarlas, cuando entran en conflicto con las de los demás?» Otra rama de la filosofía moral es la ética normativa.

Esta se enfoca en preguntas relacionadas a lo que deberíamos hacer. La ética normativa ofrece un marco para guiar la toma de decisiones para distinguir el bien del mal. Los tres marcos más comunes son la deontología, el utilitarismo, y la ética de la virtud.

¿Qué estudia la filosofía de la ética?

‘el objeto que la ética, en cuanto disciplina filosófica, se propone definir y explicar es la moralidad positiva, es decir, el conjunto de reglas de comportamiento y formas de vida a través de las cuales tiende el hombre a realizar el valor de lo bueno.

¿Qué es la filosofía de la moral?

Filosofía | | El sistema de creencias y valores que compartimos de manera tácita con los demás es lo que llamamos, Hay que tomar en cuenta algo muy importante: por «los demás» debemos entender a aquellas personas con las que compartimos una serie de cosas (el idioma, el lugar geográfico, las costumbres, los valores, etc.) que ni ellos ni nosotros hemos inventado, sino que hemos heredado de generaciones anteriores.

  • La moral es la expresión de todas esas creencias que nos permiten identificarnos como parte de un grupo social.
  • Podemos tener una idea más precisa de lo que es la moral si tenemos en cuenta que la palabra «moral» se deriva del latín mores que significa costumbre.
  • La moral es la articulación de todas las creencias, prácticas y valores que conforman la estructura básica de la concepción del mundo social.

La moral expresa nuestras convicciones sobre lo que creemos que permite o promueve una mejor relación con los demás. Por ello podemos hablar de intuiciones morales, que comprenden al conjunto de preceptos, normas, obligaciones o prohibiciones que tienen un efecto de coerción (limitan nuestras acciones) y nos indican lo que tenemos que hacer para mantener una adecuada convivencia con los demás.

  1. Para Charles Taylor, nuestras intuiciones morales son el «trasfondo» de la existencia, o bien, los «horizontes ineludibles» de nuestras acciones.
  2. ¿Por qué? Porque siempre dependemos de una cierta perspectiva normativa y valorativa en torno a lo que creemos y hacemos, y sin ella sería imposible tener una visión coherente de nuestra vida.

Cualquiera de nosotros cree que ciertas cosas son buenas o malas, aunque saberlo no implica necesariamente que actuemos en consecuencia. Todo ello, que hemos aprendido en primera instancia de la familia y posteriormente del entorno social, constituye la identidad moral, la cual no escogemos, sino que nos es dada por el contexto cultural en el que hemos nacido.

¿Qué es la ética y la moral en la filosofía?

Actualizado Lunes, 3 enero 2022 – 11:48 La moral es el conjunto de valores y normas que llevan al hombre a obrar en relacin con el bien y el mal, mientras que la tica es el estudio, la reflexin, de esas conductas Parte De La FilosofA Qué Estudia La Moral Y Las Obligaciones Del Ser Humano Bustos de filsofos griegos. Caer en la confusin entre tica y moral no es algo tan extrao, ya que ambos conceptos se parecen al estar relacionados con la conducta del hombre. Sin embargo, los trminos tienen significados diferentes, por lo que toca tener claro qu quiere decir cada uno y as poder emplearlos correctamente.

  1. Tica procede del griego ethos, que quiere decir costumbre, hbito, la manera de hacer o adquirir las cosas.
  2. La Real Academia Espaola define tica, en su cuarta acepcin, como el » conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier mbito de la vida «.
  3. As, se puede diferenciar entre tica profesional, cvica o deportiva, por ejemplo.

Por su parte, la palabra » moral » viene del latn moralis, relativo a las costumbres y tiene hasta siete acepciones en el diccionario de la RAE; aportamos la primera de ellas: » Perteneciente o relativo a las acciones de las personas, desde el punto de vista de su obrar en relacin con el bien o el mal y en funcin de su vida individual y, sobre todo, colectiva «.

Una vez establecidos los significados de tica y moral, seguimos sealando sus caractersticas y diferencias. El filsofo y ensayista Jos Antonio Marina, en el artculo de opinin ‘ En la escuela no se debe ensear moral, sino tica ‘, resume de forma pedaggica ambos trminos. Por una parte, describe la moral como «el sistema normativo de una sociedad » y apunta a que » hay tantas morales como culturas: moral catlica, protestante, musulmana, confuciana, budista, nazi, sovitica, etc».

Por su parte, tica significa » moral transcultural : el conjunto de normas universales que transcienden las peculiaridades culturales». En otras palabras, la tica tambin puede ser definida como el estudio de la moral, la teora racional de cmo actuar en sociedad.

  • La moral es la forma en que actuamos, el comportamiento, el hbito.
  • La tica tiene que ver ms con la teora y la moral, con la prctica,
  • Teniendo claros los conceptos, podemos ahondar en otras reflexiones relacionadas con los trminos.
  • A continuacin, un caso prctico: Tienen moral los animales? En 2019 se llev a cabo un experimento con dos perros : a uno, Todor, se le pidi que diera la pata y reciba a cambio una recompensa.

A Guinness se le demand lo mismo pero no se le ofreca nada a cambio. El ejercicio se repiti y, a la cuarta ronda, Guinness dej de colaborar. En un ejercicio anterior en solitario, Guinness s daba la pata por el simple hecho o placer de jugar, circunstancia que cambi drsticamente en cuanto vio que otro perro reciba mejor trato por la misma tarea.

  • Para las filsofas encargadas del estudio, Guinness dej de colaborar al considerar que su trato era injusto, por lo que se trataba de un caso de «aversin a la desigualdad».
  • En este sentido, las investigadoras se plantean si, en caso de reconocer que algunos animales tienen comportamientos morales, los humanos estn en la obligacin tica de tratarlos mejor.

Moral y tica. Conforme a los criterios de The Trust Project Saber más

¿Cómo se llama la ciencia que trata del bien en general y de las acciones humanas en orden a su bondad o maldad?

Revista de Derecho Revista de Derecho, Vol. III N° 1-2, diciembre 1992, pp.39-52

  • ESTUDIOS E INVESTIGACIONES
  • La Etica Económica: sus aspectos fundamentales
  • Tomás Menchaca Olivares
  • Profesor de Derecho Económico
  • RELACIÓN ENTRE ÉTICA Y ECONOMÍA
  • Teóricamente no debería haber conflicto, puesto que la ética es prescriptiva, nos indica lo que debe y no debe hacerse, siendo la economía, en cambio, una ciencia de naturaleza descriptiva, pues indica los efectos probables de determinadas políticas y analiza, utilizando el método científico, la realidad; lo que es y no lo que debería ser.
  • Podría decirse que la moral, en cuanto ciencia, es en cierto sentido superior a la economía, pero ello sin perjuicio de que esta última es un conjunto de leyes no sujetas a juicios éticos-valorativos.
  • Afirmaciones como las anteriores, planteadas sin una mayor explicación, podrían llevar a graves errores pues, por una parte, tanto las leyes que establecen el marco para el funcionamiento de una economía de mercado como el comportamiento de aquellos que actúan en el mercado sí pueden ser juzgados éticamente, y por la otra, la Doctrina Social de la Iglesia y la ética económica deben nutrirse con las verdades de la ciencia económica para elaborar sus juicios morales, lo que demuestra la íntima relación existente entre la ética y la economía.
  • Para comprender esta relación es conveniente aclarar previamente qué es lo que entendemos por ética y por economía.
  • La ética o moral es aquella ciencia que trata de bien en general, y de las acciones humanas (libres) en orden a su bondad o malicia.

La moral es, en el hombre, un valor o realidad que resulta del ejercicio de su libertad. Si las acciones no fueran libres, evidentemente no podrían ser calificables de buenas o malas. Pero debemos entender esta libertad en el sentido de que «es libre el hombre en dirigirse o no dirigirse hacia el fin que Dios le ha señalado; pero dejaría Dios de ser la causa primera y último fin, si fuera libre el hombre en imponerse el fin último de su vida o en conseguir el que Dios le ha señalado por caminos diversos de los que, en su sabiduría infinita, le tiene trazados» (Antonio Peinador Navarro, Tratado de Moral Profesional; Madrid, BAC, 1969, p.11).

  • Por ello podemos decir que es bueno lo que acerque al hombre a su creador o, en otras palabras, lo que contribuya al perfeccionamiento de la persona.
  • Para el objeto de nuestro estudio es también muy importante definir lo que entendemos por economía, pues existen diversas acepciones de la misma, aparte de aquella que la entiende como ciencia, y en varios campos de la economía abundan los juicios de valor.

La economía como ciencia podríamos decir que es «el estudio del comportamiento humano relacionado con la asignación de medios escasos y de uso alternativo para la consecución de fines» (Lionel Robbins). Es en este sentido que podemos decir que la teoría económica no se preocupa de analizar la bondad o maldad de las acciones humanas.

Tanto la economía como la ética estudian el acto humano, libre y racional, pero la diferencia es que la ética lo estudia desde el punto de vista de la bondad o maldad de las acciones, en cambio la economía no estudia sino cómo actúa el hombre. Es por ello que podemos decir que los postulados científicos de la economía son correctos o equivocados, completos o incompletos, pero no buenos o malos, ni liberales, ni keynesianos.

Lo anterior no pretende desconocer, sino aclarar, la íntima relación existente entre la ética y la economía, pues el pensamiento económico sólo puede ser realizado por hombres, que valoran y juzgan moralmente. Es por ello común que los economistas realicen juicios éticos, pero al hacerlo debieran valerse de las enseñanzas de la ética, ya que ningún análisis puramente cuantitativo (como el económico) puede proporcionarnos un criterio cualitativo (como es el de la ética).

A la inversa, el estudioso de la ética económica debe valerse, para realizar sus juicios morales, de los antecedentes de hecho que le proporciona la ciencia económica, pues de lo contrario sus conclusiones, al carecer de una base real, serán erróneas. Ello es evidente, pues para poder juzgar una realidad, cualquiera que sea ésta, que es lo que pretende la ética, es necesario conocerla y saber como funciona.

Lo mismo ocurre al realizar juicios morales acerca de la economía. Como conclusión, podemos señalar que la ética económica debería señalar los objetivos económicos deseables, buenos o preferibles, y los conocimientos económicos influir en la selección de los medios para alcanzar dichos fines.

LA ÉTICA ECONÓMICA La ética económica es la «ciencia acerca del orden moral de la cooperación social del hombre para satisfacer sus necesidades vitales y culturales» (J. Messner). En efecto, la economía forma parte de la cultura humana, como todo lo que se refiere al cumplimiento de las tareas esenciales de la vida humana, y no sólo porque cree sus «presupuestos materiales», como muchas veces se afirma, sino también en cuanto parte del orden personal y social de la vida y porque para la mayoría de los hombres ocupa la mayor parte de su vida bajo la forma de trabajo profesional, y sólo por esto hay que reconocerle un decisiva importancia en la configuración de la vida humana.

El hecho básico de que depende el esfuerzo del hombre para satisfacer sus necesidades vitales y culturales es la escasez de los medios de comparación a las necesidades, y el problema aumenta si consideramos que las necesidades crecen según se eleva el nivel de su satisfacción.

  1. Por ello, la razón humana se ve abocada en primer lugar a la actividad económica, es decir, a procurar la mejor satisfacción de sus necesidades con los bienes escasos de que dispone, y a buscar a esa meta por medio de la cooperación social, a través de la especialización e intercambio.
  2. Si cada familia cubriese sus necesidades con sus propias fuerzas, nunca hubiese sobrepasado un estado cultural completamente primitivo, y por ello el hombre no podría alcanzar su fin último subjetivo, que es la actualización plena de todas sus potencias.

Dadas las limitaciones del hombre, este fin no puede lograrse por un individuo solo, sino por la sociedad toda, y a través de la especialización, como viéramos.

  1. PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA ÉTICA SOCIAL Y ECONÓMICA
  2. a) El Bien Común
  3. Es la causa final de la sociedad, y podría definirse como el «orden o adecuado modo de relación que permite a todas y cada una de las personas que integran la sociedad respectiva, alcanzar su fin personal o individual en la mayor medida de lo posible».

La sociedad es un ente de orden, es decir, un conjunto de sustancias unidas en torno a un fin, y lo es justamente porque no es una sustancia ni la mera suma cuantitativa de los seres humanos que la integran, sino que es un conjunto de elementos (hombres) unidos en torno a un fin, el cual es común, y por lo tanto comunicable y participable a todos los integrantes de la sociedad.

Por ello el bien común no se opone al bien personal, pues es el bien que es común a cada una de las personas que integran el grupo social. En caso de aparente pugna, hay que averiguar cuál es el verdadero bien y cuál el aparente (apetito desordenado). La sociedad está al servicio de la persona, y no la persona al servicio de la sociedad, y esto es así por cuanto el hombre es superior a la sociedad desde el punto de vista ontológico, pues es un ser substancial que es apto para subsistir por sí mismo, y la sociedad un ser accidental de relación, que por lo tanto requiere a lo menos de dos sustancias.

También lo es en el orden del fin, por cuanto el hombre vive en la historia pero trasciende de ella, por su destino eterno. La sociedad en cambio se agota en el tiempo, en la historia. Las otras concepciones sobre el bien común son fundamentalmente: a) la doctrina individualista sobre el bien común, de comienzos del liberalismo, que considera el bien común como la mera suma de los bienes individuales, obtenido cada cual con prescindencia de los demás.

  • El único límite de cada persona es no impedirle a los demás obtener su bien particular a través de alguna acción positiva.
  • De esta concepción fluye la conclusión de que el bien común es el bien de la mayoría, del más fuerte.
  • B) la doctrina colectivista o totalitaria del bien común, que considera a la sociedad como un todo colectivo superior bajo todo concepto a los seres humanos que la componen, los cuales carecen frente a la sociedad de toda trascendencia, y por lo tanto, de todo derecho.

El bien común es considerado el bien de la colectividad entendida como este todo colectivo, por lo cual se admite que en aras del bien colectivo se sacrifique todo derecho o bien individual, por lo cual el bien común muchas veces no es más que un bien en apariencia.

b) Principio de Subsidiariedad y Autonomías Sociales El hombre se agrupa en sociedades para alcanzar fines que no puede alcanzar por sí solo, luego forma sociedades mayores para lograr fines que las menores no están en condiciones de proporcionar. Cada sociedad es por definición apta para lograr su objetivo o bien común particular.

En caso contrario se disuelve o se transforma en otra distinta, la cual sí es apta para lograr su fin. Si toda sociedad tiene los medios para alcanzar su fin, tiene a la vez el derecho de buscarlo con libertad y autonomía, es decir el derecho de gobernarse a sí misma.

El gobernarla es dirigir una sociedad hacia su fin o bien común particular, y esto es lo que marca el ámbito y límite de la autonomía de una sociedad. (Se extiende a todo lo necesario para alcanzar su fin, pero sólo a ello). El principio de subsidiariedad se basa precisamente en que toda sociedad es autónoma para alcanzar su fin propio, y por lo tanto, ninguna sociedad mayor puede asumir lo que es propio de una sociedad menor, lo que es propio de su ámbito de autonomía.

Sólo podría hacerlo si ésta no satisface adecuadamente su fin, en cuyo caso actúa en subsidio.

  • El Estado es subsidiario respecto de todas las sociedades intermedias.
  • Entre las funciones del Estado según el principio de subsidiariedad se distinguen:
  • a) Aquellas funciones que de suyo y por naturaleza no podrán jamás ser tomadas por los particulares, las cuales serían representar a la comunidad toda (relaciones exteriores, defensa, policía), y coordinar las relaciones jurídicas (la ley y su aplicación), y

b) El rol subsidiario del Estado, es decir, aquellas funciones que pueden ser realizadas por los particulares, pero que de hecho no las realizan en forma satisfactoria. El Estado debe realizar estas funciones sólo cuando sean necesarias o claramente convenidas para el logro del bien común, y siempre que haya agotado sus esfuerzos para que los particulares las asuman, esfuerzos que deben continuar hasta que los particulares puedan de hecho asumirlas.

  1. El análisis de la naturaleza y fin de la economía confirma la validez incondicionada del principio en materia económica.
  2. Podría pensarse en conducir al hombre como animal al trabajo y al pesebre, como sucede en una sociedad de esclavos, pero esto no está de acuerdo con la naturaleza humana.
  3. En efecto: a) el hombre siente el apetito de mejorar la satisfacción de sus necesidades y de lograr la plenitud de su vida, material y espiritualmente, para sí mismo y su familia, lo cual implica que por su contribución a la productividad tiene derecho a aspirar a una mayor participación en los beneficios.

Esto significa libertad de iniciativa como estímulo para una mayor cooperación económico-social; b) el hombre se caracteriza por su apetito de libertad en la satisfacción de sus necesidades y por lo tanto en la configuración de su vida. Unos prefieren unas cosas, otros otras; c) en virtud del derecho del hombre a tener sus propias convicciones en relación a su responsabilidad para cumplir los fines esenciales de la vida, el principio de subsidiariedad adquiere gran importancia en economía, pues si el Estado organiza la producción y el consumo, depende de él qué convicciones o necesidades protegerá en el campo educacional, espiritual, ético o religioso.

  • En definitiva el principio de subsidiariedad pretende dar tanta libertad como sea posible, y tanta regulación como sea necesaria en interés del bien común.
  • LA JUSTICIA DE LAS RETRIBUCIONES LABORALES El trabajo es expresión de la dignidad humana, pues todo ser tiene dos perfecciones, el ser y su finalidad.

El hombre existe, tiene la primera perfección, pero debe conquistar la segunda, y por ello debe trabajar. Por esto el trabajo es un derecho y también una obligación para el hombre. Lo anterior nos lleva a concluir que el trabajo debe ser respetado y valorado por el hecho de ser ejercido por una persona que, por lo mismo, para que el salario sea justo debe alcanzar al individuo para vivir dignamente, él y su familia, con una razonable posibilidad de ahorro.

Por otra parte, para determinar una retribución que sea justa hay que valorarla desde un punto de vista objetivo, es decir atendiendo al valor concreto del trabajo realizado, el cual está dado por el aporte del trabajador a la productividad de la empresa. Para calcular este aporte se debe considerar que la remuneración no debe ser inferior a la demercado, pues si lo fuera, el trabajador preferiría cambiar de empleador.

El máximo a que podía optar el trabajador estaría dado por su costo de reposición, y para determinarlo habría que ver cuánto costaría al empleador obtener un nuevo trabajador con la misma experiencia y conocimiento de la empresa, costo que suele ser bastante superior al salario de mercado.

Si el trabajador pretendiera exigir una remuneración superior, el empleador optaría por reemplazarlo. Los dos límites antes señalados marcan el marco dentro del cual debería encontrarse una negociación salarial lícita. Como vemos, es justo que todos sean remunerados de acuerdo a su aporte, pero también es justo que su remuneración les alcance para vivir dignamente.

Se produce así una aparente contradicción en el caso de aquellos trabajadores cuyo aporte a la productividad de la empresa no sea suficiente para llevar una vida digna. La solución a este problema la descubrimos al recordar la brillante distinción de Aristóteles entre la justicia general, distributiva y conmutativa, que buscan el orden de las partes al todo, del todo a las partes y de las partes entre sí respectivamente.

En efecto, las relaciones entre los particulares deben regirse por criterios de justicia conmutativa, es decir, las prestaciones de las partes deben ser equivalentes, por lo que las remuneraciones, para que sean justas, deben estar de acuerdo con el aporte del trabajador a la productividad de la empresa.

Si el aporte de un trabajador lo lleva a obtener una remuneración insuficiente para una digna subsistencia, el Estado debe completar la diferencia. Esto es así porque al Estado, en virtud de su rol subsidiario, le corresponde distribuir entre los súbditos de la sociedad los aportes y beneficios que recibiera de estos mismos súbditos para el logro del bien común.

  1. Esta solución al problema de la justicia en las retribuciones laborales es la única justa y además es técnicamente acertada, pues permite que el mercado del trabajo esté equilibrado.
  2. Es la única solución justa pues no lo son las dos únicas alternativas que se puede concebir:
  3. a) Que la remuneración se fije exclusivamente según las leyes del mercado, lo cual técnicamente es correcto, pues equilibra la oferta y la demanda por trabajo, pero puede ser injusto si no permite vivir dignamente a la persona.

b) La otra solución sería fijar un salario mínimo superior al aporte del trabajador a la productividad de la empresa. Esto es injusto para con el empleador por cuanto le obliga a pagar en ciertos casos remuneraciones superiores al aporte del trabajador a la productividad de la empresa.

Pero lo más grave es que, por olvidar las más básicas leyes económicas, hace que la mayor injusticia del sistema sea para con el trabajador al que pretende beneficiar, pues nadie estará dispuesto a contratarlo por un salario superior a su aporte a la productividad de la empresa, y lo único que se logra es que en lugar de ganar poco no gane nada, pues no tendrá trabajo.

Ahora bien, a pesar de que en las remuneraciones laborales debe influir el principio ya señalado por Santo Tomás en su «Comentario a la ética a Nicómaco», de que «el precio de las cosas se impone según que los hombres las necesiten para su uso», desde el punto de vista ético, no exclusivamente, pues en el caso del trabajo también debe entrar en consideración la dignidad de la persona que presta los servicios laborales.

El principio de ética social que de esto se desprende es que la cuantía del salario debe no contradecirse con la dignidad de la persona. Aquí entra un elemento objetivo y otro subjetivo, cuya compatibilización se podría lograr a través de la intervención subsidiaria del Estado, que ya viéramos, y de la formación moral de los empleadores, en el sentido de que éstos intenten mejorar las condiciones de los trabajadores incluso por encima de lo que deben pagar en razón de justicia conmutativa.

Ahora bien, para que se respete la dignidad de la persona, deben tenerse presentes los siguientes principios de ética social: 1. Debe respetarse el bien común, el cual no se respeta cuando la empresa obtiene su rentabilidad independientemente de su eficacia en servir a los consumidores y tampoco cuando, por ejemplo, el Estado causa inflación, que baja los salarios reales.2.

  • Deben tomarse en consideración las condiciones de la empresa, pues no se puede pretender exigir al empleador que pague un salario que altere la posición del oferente en el mercado de un determinado bien o servicio.
  • Si se ofreciera un salario por sobre el de dicho mercado, esto implicaría que los costos superen el precio, lo que se traduciría en la ruina propia y la consiguiente de todos los obreros.

Para comprender esto debemos recordar que en la empresa los intereses de los empresarios y de los trabajadores no son intereses contrapuestos, pues mientras mejor esté una empresa, mejor deberían estar sus trabajadores, quienes también forman parte de la misma.3.

Por último, debemos tener presente que en la intervención subsidiaria del Estado en estas materias, en primer lugar hay que ver las posibilidades de éste, y la necesidad de que el Estado fomente la inversión y el desarrollo económico, pues sólo así se logrará solucionar en definitiva el problema de las remuneraciones.

Esto último nos lleva al problema de los que se han denominado derechos sociales. Bajo esta expresión se hace alusión a una serie de bienes y servicios que las personas tendrían derecho a reclamar. Así se habla del «derecho a la alimentación», «derecho a la salud», «derecho a la vivienda», etc.

Este tipo de derechos aparecen con frecuencia en la ética social católica, pero al analizarlos descubrimos una serie de dificultades, que debemos analizar para comprender a qué se está refiriendo cuando habla de estos derechos: a) En primer lugar, un principio básico en economía es el de que los recursos son escasos y las necesidades limitadas.

Si a cada necesidad del hombre la llamamos «derecho a», estaríamos creando una situación jurídica de imposible cumplimiento, pues los recursos son escasos y por lo tanto no todas las necesidades podrán satisfacerse, ya que, como es evidente, el deber ser se fundamenta en el ser.

  • Es decir, lo imposible no puede ser fuente del derecho.
  • B) Un segundo problema es que se dice que es el Estado el que tiene la obligación correlativa respecto de estos derechos.
  • Aquí surge la dificultad de que no pueden sacarse las cosas de la nada, y por lo tanto el estatismo que implica la satisfacción de estos derechos por el Estado tiene un precio: inflación, subdesarrollo, decapitalización, etc.

Por todo lo anterior, podemos afirmar que más que de derechos se trata de pretensiones o aspiraciones sociales. Al afirmar esto, no pretendo en ningún caso restar importancia a las mismas, sino precisar su verdadero sentido y alcance. En efecto, estas dificultades no nos deben hacer olvidar que detrás de la idea de los denominados «derechos sociales» existe el principio de ética social de que es conforme con el derecho natural que las condiciones de vida sean acordes con la dignidad de la persona humana.

  1. Lo importante es comprender que esto sólo se logra si se respeta el bien común, el cual es el orden que permite a todos y cada uno de los miembros de la sociedad alcanzar su fin personal en la mayor medida de lo posible.
  2. No es el Estado el que debe alcanzar este fin personal, es deber del individuo.
  3. El Estado debe garantizar el bien común de tal modo de permitir que los individuos satisfagan estos llamados derechos sociales por sí mismos.

Sólo en forma extraordinaria, y por aplicación del principio de subsidiariedad, sería procedente la intervención del Estado en esta materia. Por ello podemos decir, en conclusión, que estos derechos son indirectos y analógicos (en el sentido que es conforme con el derecho natural que la persona, a través del bien común, obtenga lo adecuado para su desarrollo personal) y el modo ordinario de su satisfacción es la libre iniciativa privada, dentro de un marco de bien común.

EL MERCADO COMO ÓRGANO FUNDAMENTAL DE LA ECONOMÍA SOCIAL Como viéramos, el hombre produce bienes y servicios, y sólo a través de la especialización e intercambio puede lograr su fin último subjetivo. El mercado es sencillamente el lugar donde se compran y venden los bienes. Las principales funciones del mercado son que: a) sintoniza la demanda y producción de bienes, es decir, pone en interacción a oferta y demanda y tiende a equilibrarlas; b) dice el productor qué bienes serán solicitados, y según esto regulará él su producción; c) hace que se intente satisfacer lo mejor posible las necesidades vitales y culturales de todos con los bienes disponibles, ya que los productores se esfuerzan en obtener la mayor ganancia posible por los bienes ofrecidos, y esto sólo lo logran si ofrecen bienes de igual calidad a menor costo o bienes de mayor calidad a igual costo que el valor medio de cambio.

Este hecho es la competencia. Los efectos de la competencia, según lo visto, son: a) El movimiento del valor de cambio de los bienes al de menor costo; b) Una mejor satisfacción de las necesidades vitales y culturales de todos, y por lo tanto un mejoramiento progresivo en el nivel de vida general de la población; c) Una mejor asignación de los recursos con este fin.

Esto no quiere decir que únicamente la competencia sin barreras garantice el logro de estos objetivos. En efecto, la competencia totalmente ilimitada puede ser también ruinosa, y por tanto, frustrar el fin social de la economía, del mismo modo que lo frustra la competencia imperfecta debida a las limitaciones de los monopolios.

Por tanto, la competencia necesita de una regulación que se base en el principio de subsidiariedad y que incluya todo aquello que sea necesario para el logro del bien común. De las dos facetas del intercambio comercial, oferta y demanda, corresponde a ésta, por naturaleza, la dirección de la producción.

  • Por ello, a la libertad de elección en el consumo va ligada la obligación de crear unas necesidades y una demanda dotada de auténtico valor, es decir, que satisfagan necesidades que permitan al hombre lograr los fines esenciales de su vida.
  • La reforma social presupone educar al consumidor a satisfacer sus necesidades y a orientar su demanda en función del auténtico valor de los productos.

Todo ir más allá de la verdadera satisfacción de las necesidades en el sentido descrito es lujo, y evitarlo es un problema de responsabilidad del individuo, responsabilidad que normalmente no es exigible coercitivamente. Como hemos visto la fuerza impulsora del comercio por parte de la oferta es el deseo de ganancia (también el deseo de poder y goce en el riesgo), y por ello las funciones propias del empresario consisten en intentar la mejor combinación de los factores productivos, de modo que tengan mayor productividad; buscar nuevas posibilidades de venta o descubrir nuevas necesidades, así como también explotar nuevas fuentes de materias primas.

  1. El principio básico de la ética del fabricante es, por tanto, que la ganancia del empresario es justa en cuanto corresponde a él un rendimiento económico social productivo.
  2. DERECHO DE PROPIEDAD La función social de la propiedad significa que ésta debe adecuarse al bien común.
  3. Esto es así porque Dios dio los bienes en común al género humano, para que sean utilizados en favor de todos los hombres, y esto es lo que se denomina derecho natural primario.
See also:  Obligaciones Como Hijo?

Es después, por una deducción posterior, que se llega a la conclusión de que la única forma de cumplir el precepto del destino común de los bienes, es a través de la propiedad privada de los bienes de consumo y de producción, y es por ello que ésta pertenece al derecho natural (secundario), porque es conveniente para cumplir los fines individuales de la vida y los fines sociales de la cultura.

  • Fundamentación de la propiedad privada:
  • A) Algunos de los fundamentos en razón de la naturaleza de la persona individual son:
  • a) La responsabilidad de la persona en sus tareas vitales, es decir, el principio de subsidiariedad, excluye la propiedad comunitaria como modo general de organización de la sociedad;
  • b) El impulso de desarrollo vital creador, propio de la naturaleza humana, no se puede satisfacer sin la institución de la propiedad privada;
  • c) El hombre siente una inclinación a preocuparse por el futuro para asegurarse una cierta independencia y seguridad a través del ahorro, para el cual es imprescindible la propiedad privada;
  • d) La familia, en cuanto comunidad de domicilio, economía y educación, requiere de propiedad privada.
  • B) Algunos fundamentos de la propiedad privada en razón de la naturaleza social del hombre (función social de la propiedad), son:
  • a) Permite la paz social, al delimitar claramente lo mío y lo tuyo;
  • b) Asegurar la mejor estimación de los bienes escasos, porque se tiene en ellos un interés personal;
  • c) Traduce al mercado en una fuerza que vincula inmediatamente a persona y sociedad. Por el contrario, la propiedad comunitaria solamente puede suministrar los bienes mediante almacenes surtidos y atendidos por el Estado, lo cual conduce a una sociedad de masas;
  • d) Influye en una estructuración natural del cuerpo social, en la forma que señalamos al estudiar el principio de subsidiariedad y el bien común. Con la propiedad común y economía centralmente planificada, sólo hay trabajo dependiente e individuos dependientes;
  • e) Garantiza las libertades sociales de la persona humana. Si las personas dependen totalmente en lo material del Estado, ya no hay obstáculo alguno institucional que se oponga al totalitarismo;
  • f) Trae consigo un reparto de fuerzas en la sociedad.
  • LA LIBRE INICIATIVA PRIVADA Y EL BIEN COMÚN
  • De la afirmación del derecho a la propiedad de los medios de producción se desprende el respeto a la libre iniciativa que surge como resultado del ejercicio del derecho de propiedad.
  • En palabras de Pío XII, la actividad privada bien entendida y convenientemente libre «contribuye a acrecentar la riqueza común y, además, a aligerar la fatiga del hombre, a elevar el rendimiento del trabajo, a disminuir el costo de producción y a acelerar la formación del ahorro».

La libre iniciativa privada es claramente necesaria para el logro del bien común, y así lo ha reconocido la doctrina social de la Iglesia. Pero dicha libre iniciativa no puede implicar libertad para cualquier cosa, debe ser regulada. La clave de la cuestión es que dicha regulación no anule el derecho de propiedad, para lo cual, a su vez, debe dilucidarse cuál es la esencia del derecho de propiedad.

Como viéramos, en el mercado se logra satisfacer las necesidades prioritarias de los consumidores con el menor costo posible. Por el lado de la oferta, porque el deseo de ganancia lleva al empresario a producir bienes de la misma calidad a menor costo o bienes de calidad superior a igual costo que el valor medio de cambio.

Por el lado de la demanda, porque los consumidores satisfacen sus necesidades prioritarias mediante sus compras. En ambas fases se plantean dos posibilidades, excluyentes entre sí; o son los consumidores los que deciden lo prioritario mediante sus compras o no lo son, en cuyo caso, lo decide otro, y esto sólo puede hacerlo si ejerce la fuerza necesaria para impedir que los consumidores decidan.

Y por el lado de la oferta, o es el oferente quien decide de qué modo combinará sus recursos, o no lo es, en cuyo caso lo decide otro. Ambas posibilidades deben ser reducidas a esta última, pues si el oferente no decide como combinar los recursos, y es el Estado el que lo hace, entonces el Estado tiene la capacidad de decidir qué, cómo y cuándo se fabrica.

Ahora debemos analizar cuál de las dos posibilidades es compatible con la esencia del derecho de propiedad. Si afirmamos el derecho a la propiedad privada de los medios de producción, se desprende la libre iniciativa privada y la capacidad de uso y disposición por el propietario de sus medios de producción.

  1. Esto fue claramente señalado por Pío XII, en su discurso en 1949, en que expresó: «El propietario de los medios de producción.
  2. Debe, siempre dentro del derecho público de la economía, permanecer dueño de sus decisiones económicas».
  3. Si el Estado es el que decide qué, cómo y cuánto se fabrica, el propietario deja de ser dueño de sus decisiones económicas, y por lo tanto, deja de ser propietario.

Con ello no se estaría regulando, sino anulando el derecho de propiedad. De lo anterior llegamos a la conclusión de que en materia económica tenemos fundamentalmente dos posibilidades, a pesar de todos los matices que puedan tener. Podemos optar por una Economía Centralmente Planificada, con propiedad colectiva de los medios de producción, o por un sistema económico de mercado, con propiedad privada.

  • Sólo este último es compatible con la Doctrina Social de la Iglesia, pues permite el logro del bien común y del principio de subsidiariedad, como vimos.
  • En la regulación del mercado, el Estado debe crear los presupuestos necesarios para que se produzca un control eficaz que emane en lo posible de las propias fuerzas del mercado.

Ahora bien, cuando una empresa obtiene sus beneficios debido a protecciones y privilegios especiales (intervencionismo), y no por su eficiencia en servir a los consumidores (como propone la economía del mercado), se está atentando contra el bien común, y prevaleciendo un determinado interés particular o sectorial, el cual es un falso o aparente bien.

Para terminar, es importante señalar que del destino común de los bienes se desprende que debe compartirse con los demás en sus necesidades con aquello que nos queda luego de satisfacer convenientemente a las necesidades propias y al decoro. Pero este es un deber de caridad y justicia que no puede exigirse por ley, pues en caso contrario daríamos al Estado control sobre la propiedad y sobre las conciencias.

En todo caso, podemos afirmar que con sólo usar honestamente los bienes se está cooperando al beneficio común, y por ende, que es de por sí un acto de caridad realizar una buena inversión.

  1. EL DINERO
  2. El dinero es el medio de cambio generalmente usado en una comunidad de pagos para sus operaciones de compra y venta. Sus funciones principales son:
  3. a) de mediador general de cambio, pues facilita el cambio indirecto, al permitir independizar las operaciones de compra y de venta, lo cual permite la división del trabajo, básica para lograr un desarrollo económico aceptable.
  4. b) sirve como medio de comparación de valores y medida de valor de los bienes y es por lo mismo imprescindible para el cálculo económico.
  5. c) facilita el ahorro y permite realizar negocios futuros sobre la base del cálculo monetario.

d) influencia del dinero en los sucesos económicos fundamentalmente importantes. Desde el punto de vista del consumidor, permite una participación en el producto social determinada individualmente, pues cada uno puede comprar aquello que desee en la forma y tiempo que prefiera.

  1. Desde el punto de vista del productor, crea las condiciones previas para una reunión de capitales y fuerzas de trabajo, ya que anonimiza el tráfico de cambio, independizándose también la producción en gran escala.
  2. Permite también la determinación de costos y fijación de precios y la formación de mercados de bienes y de capital.

Desde el punto de vista del Estado o la sociedad, posibilita la independencia de las tareas estatales, ya que su financiación metódica sólo es posible si los impuestos son recaudados en dinero. El cumplimiento de todas estas funciones presupone la estabilidad de la moneda, la cual es por lo tanto requisito básico de la ética del dinero, pues sin ella se hace muy difícil el logro del bien común económico y de la justicia social.

  1. El valor del dinero depende fundamentalmente de la cantidad de dinero en circulación en relación con el volumen de los bienes a vender con ella (también de la velocidad de circulación del dinero, factores psicológicos, del uso de sustitutos del dinero, etc.).
  2. Por ello, es requisito primordial de una política monetaria sana que se respete el principio de la escasez relativa del dinero, y por consiguiente, la invariabilidad de su valor, pues si no se ocasionarían alzas o bajas constantes en el nivel de precios, con la consiguiente inflación o deflación.

Ambas son manifiestamente injustas y tienen gravísimas consecuencias para la sociedad económica. Sus efectos se pueden enjuiciar tanto a partir del individuo como a partir de la comunidad o, lo que es lo mismo, desde el punto de vista de la justicia conmutativa o de la justicia social.

Para comprender lo grave de estas alteraciones del valor de la moneda sobre el individuo, basta con citar las palabras del profesor Irving Fisher: «Todo período de inflación tiene consecuencias trágicas para los acreedores, incluyendo los titulares de ahorros, mientras que todo período de deflación acarrea también trágicas consecuencias para los deudores, así como para los campesinos, los hombres de negocios y los accionistas.

El asalariado pierde en los dos casos: En la inflación, a causa del alto costo de la vida que rebasa el alza de los salarios y, en la deflación merced al paro. En sus efectos generales, la inflación y deflación dañan a todas las capas sociales, ya que influyen negativamente, en mayor o menor medida, en la coordinación de las partes en el mecanismo económico».

  • En cuanto a las consecuencias de inflación y deflación para la comunidad, éstas dañan todas las capas sociales, ya que influyen negativamente en la coordinación dentro del mecanismo entero de la economía.
  • En efecto, la inflación está acompañada de un incremento en la demanda, y por ello, de los precios, a lo que siguen exigencias de salarios más altos por parte de los sindicatos y, al mismo tiempo, inversiones más elevadas de las empresas, pues los bancos están dispuestos a la concesión de créditos gracias a las posibilidades de altos beneficios; y con ello, una nueva subida en la demanda, una nueva alza en los precios, etc., y nuevas exigencias de salarios producen la denominada «espiral inflacionaria».

Luego de un auge momentáneo la situación se hace muy difícil, sobre todo cuando desaparece la confianza en el sistema monetario. Finalmente se llega al caos económico proveniente de que los factores de producción fueron dirigidos equivocadamente porque el dinero falló como medida de valor e instrumento de cálculo económico a causa de las alteraciones de su valor porque, gracias a ello, se crearon aparentes posibilidades de inversión productiva de capital y de trabajo que finalmente resultaron engañosas.

  • Tanto en la inflación como en la deflación, la causa está en el cambio del valor del dinero; el cálculo y la planificación del empresario a base de suponer una determinada demanda resultaron ilusorios.
  • EL CAPITAL
  • Es el resultado de un trabajo hecho anteriormente, dedicado no al consumo sino a la producción de bienes, que es empleado y reproducido en esa producción.

Los bienes de producción mismos son el capital real y el excedente de los ingresos necesarios para producir, el capital nominal, que es la forma monetaria del capital. Ambas formas del capital nacen por una renuncia al consumo. El ahorro es por tanto necesario para lograr el desarrollo económico a través de la formación de capital y la inversión.

  1. Por ello, se atenta contra la justicia social con el despilfarro.
  2. Los bienes de capital son siempre escasos y por eso la utilización del capital se somete a la regla de la formación de precios.
  3. El precio por la utilización de capital es el interés.
  4. Quien pone el capital debe incluir en su cálculo económico dicho precio.

El que pone el capital siempre corre el riesgo de que por cualquier circunstancia imprevista la empresa no tenga el éxito económico previsible al poner el capital, y de este riesgo del capital depende en gran parte el progreso económico social. De la economía del capital se desprenden, para la ética económica, tres cuestiones: 1.La inversión del capital: es una obligación social de la gran propiedad monetaria aumentar la demanda de fuerzas de trabajo y el desarrollo económico, pues el dinero, si no se usa, no sirve de nada.

Atentaría contra este principio la acumulación de dinero por aquellos que están en posición de invertirlo y la transferencia de capitales al extranjero en el caso de países en vías de desarrollo como el nuestro.2. La formación del capital: es indispensable para el desarrollo económico-social, mediante el mejoramiento de la tecnología y la investigación.

Por ello podemos decir que atenta contra la justicia social el empresario que no reinvierte por ejemplo, porque utiliza sus beneficios en lujos en lugar de emplearlos en mejorar las maquinarias de la empresa. Faltan también a sus deberes de justicia social los sindicatos que practican una política de salarios que obstaculice la necesaria formación de capitales, o el gobierno, cuando con políticas de impuestos perjudique la formación de capital, si utiliza sus beneficios de tal modo que frene la productividad.3.

  1. La justicia social exige al fabricante atender, en la utilización del capital, a las auténticas necesidades y no utilizar las bajas pasiones o, a través de la propaganda, crear necesidades falsas.
  2. EL CRÉDITO
  3. Es un préstamo para adelantar la utilización del capital contra amortización mediante los beneficios a obtener.
  4. La concesión de crédito se fundamenta en la confianza que tiene el prestamista en la capacidad del empresario para pagar la deuda contraída, para lo cual exige garantías reales o personales.

Desde el punto de vista de la ética económica, nos interesa el tema de la amplitud del crédito, pues de ella depende en gran medida el desarrollo económico, el cual exige su mayor utilización posible, y por lo tanto la creación de puestos de trabajo y el aumento de los ingresos.

  • En cuanto a las formas del crédito, éstas deben corresponder a las auténticas necesidades de las diversas ramas de la economía.
  • Principalmente se debe fomentar el crédito a largo plazo, que es el que se utiliza en la inversión, fundamental para el desarrollo económico, y los créditos a los pequeños empresarios, que permiten una mayor difusión de la propiedad y sus beneficios.

Por último, es necesario dirigir el crédito hacia aquellas ramas de la producción que tienen grandes dificultades y son necesarias para el logro del fin social de la economía. El logro de todos estos objetivos se puede obtener mediante políticas económicas coherentes al efecto.

  • EL INTERÉS
  • Es el precio pagado por la utilización de capital.
  • La productividad económico-social depende de la inversión de capital, por ello quien pone el capital tiene derecho a una participación en el mayor rendimiento deseado.

El interés tiene la misma función de selección que tiene el precio de los bienes, pues sólo permitirá solicitar créditos a aquellos inversionistas cuyo beneficio eventual sea superior a la tasa que deben pagar por percibir el crédito; por esto, sólo los proyectos de mayor rentabilidad tendrán acceso a la obtención del crédito, lo cual va en beneficio del interés general económico.

  1. Es decir, el interés fomenta la formación y guía la utilización del capital.
  2. La justificación de los ingresos privados por concepto de intereses depende de la justificación moral de la propiedad privada sobre los medios de producción, que ya analizamos.
  3. De todo lo anterior se desprende claramente la justicia del interés como un precio por la productividad económico-social de capital, siempre que corresponda a ésta y no sea excesivo, en cuyo caso sería un interés usurario (entendiendo por usura la «apropiación de plusvalía en el intercambio económico social» (J.

Messner)).

  1. El interés como precio por la utilización de capital está determinado por la oferta y demanda del mismo, que depende de múltiples factores.
  2. Esta oferta y demanda en el mercado de capital, y por lo tanto, la constitución de un interés económico socialmente adecuado y éticamente justo puede ser influida, además, por la tendencia de ambas partes al monopolio.
  3. Por parte de la oferta está la posición monopolizadora del capital financiero, la cual, al establecer las condiciones de crédito y de los tipos de interés, trata de obtener beneficios extraordinarios a costa de la economía productiva, con lo que se convierte en un medio de usura social.
  4. Asimismo, los monopolios en la industria actúan represivamente por el lado de la demanda del mercado de capital, pues tienen por consecuencia estrechar las posibilidades de inversión de capital en su rama de producción y, por lo mismo, en el ámbito total de la economía.
  5. La prohibición eclesiástica del interés

La ganancia por un contrato de préstamo, cuyo objeto sea una cosa fungible, es usura, y por lo tanto injusta, decía la doctrina moral eclesiástica invariablemente desde el tiempo de los padres hasta el Código de Derecho Canónico de 1917 (canon 1534).

  1. Cosas fungibles son aquellas que se consumen con el uso, y sólo pueden ser devueltas según medida y especie, y que por lo tanto no son fructíferas.
  2. Apelando a esta doctrina se ha sostenido desde los comienzos de la economía capitalista, que el interés es necesariamente usura, y por ende, la economía capitalista es, por esencia, una economía usuraria.

La razón que se daba era que el capital es dinero y éste una cosa fungible que sólo sirve para el comercio y que, en sí, no produce fruto. El error de esta opinión radica en no distinguir debidamente entre el dinero como mero medio de cambio y el dinero como «disposiciones de capital», distinción que expliqué con anterioridad en este trabajo.

La doctrina tradicional naturalista siempre ha reconocido entre los «títulos de interés», es decir, entre las razones que justifican una compensación cuando se hace un préstamo de dinero, la legitimidad del interés auténtico, esto es, que esté basado en la productividad del capital. Uno de los «títulos de interés» era el daño emergente.

Quien ha dejado sin utilizar cierta cantidad de cosas fungibles y presta cierta cantidad y recibe después la misma cantidad y calidad de dichos bienes, no tiene derecho, según la doctrina tradicional de la usura, a ninguna compensación. Pero quien presta una cantidad que él mismo podría haber empleado productivamente, tiene derecho a una compensación.

Otro título reconocido por la doctrina tradicional acerca de la usura en el préstamo de dinero es el lucro cesante (ganancia posible); igualmente lo es el riesgo particular de la no recuperación del préstamo, y el castigo acordado especialmente para la demora en la devolución (cláusula penal). A pesar de lo anterior, es efectivo que fue condenado el cobro de intereses, y hoy, en el nuevo Código de Derecho Canónico, desaparecieron las menciones a la tasa de interés.

Esto es así porque los juicios éticos están influidos por los avances de las ciencias sociales, como vimos al estudiar la relación entre ética y economía, y finalmente se comprendió que en el contrato de préstamo se contrata un bien presente (dinero) a cambio de un bien futuro (una promesa por dinero).

¿Qué estudia la axiología en filosofía?

Artículo
Problemas contemporáneos de la Axiología. Contemporary Problems of Axiology.
Autor
Doris María Prieto Ramírez. Lic. en Filosofía. Profesora Auxiliar. Instituto Superior de Ciencias Médicas «Carlos J. Finlay», Carretera Central Oeste, CP.70100, AP 144, Camagüey, Cuba. Telef: 201015 E.Mail: [email protected]

Resumen La naturaleza del valor suscita el debate entre cientistas de diferentes disciplinas. Se trata de un problema complejo que precisa de una especificación filosófica. La axiología es la ciencia que estudia los valores y estos poseen una connotación filosófica.

  1. En el artículo se exponen brevemente los antecedentes de la axiología y se presentan diversas interpretaciones del concepto valor, analizando estas desde la perspectiva de la filosofía marxista.
  2. Se destaca la respuesta dialéctico-materialista con respecto al valor, planteando que este es un fenómeno social, que posee significación en el contexto de la relación sujeto-objeto y que expresa las necesidades e intereses humanos.

Es un fenómeno que sintetiza lo ideal y lo material y surge en el proceso de conversión recíproca entre estos. Palabras clave: FILOSOFÍA Introducción Uno de los aspectos teóricos que suscita el debate entre filósofos, sociólogos, psicólogos y otros cientistas es el problema de la naturaleza del valor.

  1. Alrededor del concepto valor se mueven disímiles concepciones y enfoques, en dependencia de la filiación filosófica del pensador, su cultura, experiencias vitales y concepción científico particular.
  2. La Axiología es la disciplina filosófica que estudia los valores y su evolución histórica muestra las huellas de la confrontación teórica entre escuelas y corrientes de pensamiento a menudo opuestas entre sí.

Desarrollo BREVE RECUENTO DE LOS ORÍGENES DE LA AXIOLOGÍA. Aunque la Axiología surge en el siglo XIX, sus antecedentes se remontan muchos siglos atrás, en la filosofía platónica. La palabra Axiología es una palabra compuesta procedente del griego que quiere decir: Axio: valor y logos: razón, tratado, teoría.

  • Axiología: Estudio de los valores.
  • En los Diálogos de Platón y en su obra «La república» encontramos los antecedentes de la comprensión de los valores.
  • Para este célebre pensador, los valores se refieren a significaciones positivas (la idea del bien, la belleza y la utilidad).
  • La Axiología como disciplina se sistematizó en el siglo XIX.

La mayoría de los estudiosos del tema coinciden en que fueron los filósofos alemanes R. Lotze, N. Hartman y E. Hartman quienes fundaron las bases teóricas de la comprensión de los valores. ¿Por qué aparece la Axiología precisamente en el siglo XIX y en Alemania? El siglo XIX europeo se caracterizó por un desarrollo expansivo del capitalismo que coexistía con elementos de la sociedad feudal más predominantes en algunas regiones que en otras.

  • Alemania era una de las sociedades donde el feudalismo marcaba con fuerza los destinos de la nación.
  • Sobre todo en el campo y hacia el sur el régimen feudal frenaba el desarrollo de una industria más moderna y de un pensamiento mucho más avanzado.
  • La pujante clase burguesa pugnaba por imponer su dominio en el terreno de la ideología.

La fundamentación filosófica del dominio de la burguesía devenía una necesidad insoslayable de su triunfo económico, político y cultural. Así en las universidades alemanas, templos del saber de su tiempo, se gestaron los fundamentos teóricos de una disciplina que, desde su surgimiento hasta el presente, no deja de atraer a científicos y neófitos, que invita a la reflexión, a la discusión y a la solución de complejos problemas del conocimiento humano.

DIFERENTES INTERPRETACIONES DEL CONCEPTO VALOR. Si aceptamos que la problemática axiológica está estrechamente relacionada con la concepción del mundo y cada filosofía argumenta su propia concepción, estaremos de acuerdo en que las interpretaciones acerca de ¿Qué es el valor? varían de una filosofía a otra e incluso, de un pensador a otro dentro de una misma escuela filosófica.

Dentro de la enorme variedad de tendencias que estudian el valor podemos distinguir la concepción naturalista, la fenomenológica, la intuitivista, la utilitaria-pragmática, la emotivista y la marxista. Algunas de estas vertientes se ven expresadas en la concepción del psicólogo norteamericano Maslow, cuando señala: » Soy de la opinión de que estos valores son descubiertos (.) que son intrínsecos a la estructura misma de la naturaleza humana, que poseen una biológica y una genética, del mismo modo que son desarrollados por la cultura.»( 1 ) El autor minimiza la importancia del contexto social en la apropiación de los valores y concibe a los mismos como un producto de la naturaleza humana.

  • Si analizamos a los valores como significaciones sociales positivas, su sentido de existencia y funcionalidad se deben esencialmente a las relaciones sociales, a la actividad humana.
  • El proceso de asimilación de valores por el hombre es un proceso socialmente contextualizado, determinado por el grado de desarrollo alcanzado por los individuos y grupos sociales en la transformación de la naturaleza en general y de la propia naturaleza humana.

Para el también psicólogo norteamericano Rollo May el valor es.» un avance hacia una forma de conducta; objetivos, fines de la vida a los que nos dedicamos y hacia los cuales elegimos dirigirnos porque creemos que son los modos de vida más deseables».

1 ) May vincula los valores con las necesidades de elección, pero estas últimas están determinadas por el medio social que forma al hombre y del cual este es un producto. Analizar los valores sólo como objetivos y fines a los que nos dedicamos eleva el componente subjetivo del valor en detrimento de su condicionamiento objetivo.

En realidad, los fines constituyen la concientización de las necesidades e intereses que representan el elemento que moviliza la actuación humana. Otro autor, Antonio Pascual Acosta, define a los valores como «Ideales que actúan al modo de causas finales, esto es: son, por una parte, el motor que pone en marcha nuestra acción y, a la vez, la meta que queremos alcanzar una vez puestos los medios adecuados.

Por lo tanto, los valores son finalidades y no medios, y por ello, estimables por si mismos y no con vistas a alguna otra cosa.»( 2 ) Al conceptuar sólo el lado ideal de los valores (finalidades) se pierde de vista el componente práctico-material de los mismos, su obligatoriedad en virtud de las necesidades prácticas de los hombres.

Las finalidades humanas son la expresión subjetiva de los vínculos objetivos del hombre con los objetos y fenómenos de la realidad. Una concepción similar, en la cual se subraya aún más la comprensión subjetivista del valor es la del pensador Tomas Olagree.

  1. Refiriéndose a los valores señala que.»son ideas, imágenes, nociones.
  2. Ellos articulan lo que nosotros aspiramos ante el bien.»( 3 ) No es posible confundir al valor con la valoración sin hacer concesiones al pseudo-cientificismo.
  3. La valoración existe en forma de imágenes ideales en la conciencia humana, el valor es objetivo.

Para el pragmatismo la problemática se inserta en la concepción utilitaria de las cosas, fenómenos, objetos o procesos. De acuerdo con esta filosofía sólo lo que reporta utilidades puede considerarse valioso. Un ejemplo que ilustra dicha teoría es el siguiente: Los valores pueden entenderse como elecciones estratégicas con respecto a lo que es adecuado para conseguir nuestros fines.

La filosofía positivista, fiel a su esencia pseudo-científica analiza la esfera de los valores.»como dependiente (de), subordinable (a) y diluible en la esfera de las leyes empíricas que caracterizan al mundo fáctico.»( 4 ) Al hacer depender los valores de «la esfera de las leyes empíricas» el positivismo niega el carácter filosófico de la axiología y reduce a los valores a manifestaciones o procesos concretos (mundo fáctico),

Con su aparente objetividad, el positivismo oculta la real naturaleza del valor, su existencia en relación con la actividad humana, con la subjetividad humana y con la relación sujeto-objeto de la cual es resultado. Estas concepciones caen en el terreno del subjetivismo al analizar la categoría valor y expresan los intereses de una clase social interesada en conservar sus privilegios a toda costa y en llevar las riendas de los acontecimientos históricos.

Es muy común en algunas de las posiciones analizadas, separar la problemática axiológico-valorativa del contexto social, de la cultura de los grupos sociales y de la concepción del mundo de los individuos. La separación de los conceptos axiológicos de dichos elementos es un grave error metodológico que puede conducir a ensombrecer la comprensión clara, científica del problema del valor.

Los valores universales existen por y a través de individuos concretos, de sistemas sociales concretos. Buscar la concreción del concepto valor exige partir de los condicionamientos socio-culturales que lo sustentan. LA NATURALEZA DEL VALOR ES UN PROBLEMA FILOSÓFICO.

  1. Ontológico: Referido a la pregunta: ¿Qué lugar ocupan los fenómenos espirituales en el mundo?
  2. Gnoseológico o epistemológico: Referido a la relación entre el conocimiento humano y la realidad objetiva y que se expresa en la pregunta: ¿Podemos alcanzar un conocimiento verdadero, fiel de la realidad o no?
  3. Praxiológico-valorativo: Dirigido a la actuación integral del hombre, a su conducta y que se manifiesta en la interrogante: ¿Qué debo hacer? O sea, ¿Cómo actuar en el mundo?

Surge así la posibilidad de formular principios, reglas, recomendaciones, dirigidas a la actuación humana, cuya forma más compleja es el acto racional-moral. El hombre actúa motivado por sus necesidades e intereses, los cuales hacen que los fenómenos tengan una u otra significación para él, es decir, determinado valor.

  • Posee su lenguaje específico: el lenguaje de los juicios valorativos, las normas y prescripciones.
  • Radica en que, no sólo debemos aceptar la existencia de la realidad objetiva y actuar consecuentemente en ella, sino actuar dignamente, realizando los valores humanos.

Los aspectos fundamentales del problema praxiológico-valorativo son los siguientes: ( 6 )

  1. La cuestión de la relación entre la práctica histórico-social y la realidad objetiva.
  2. La correlación entre el sistema de valores funcionales y la estructura de la sociedad.
  3. El problema de la interrelación entre los valores materiales y espirituales.
  4. El problema de la interrelación individuo-sociedad.

A su vez, a través de este problema, se fundamenta el sistema de valores de la clase obrera, en correspondencia con su contenido humanista. El problema praxiológico-valorativo se relaciona con los restantes problemas que se derivan del problema fundamental de la filosofía.

  • La ontología o teoría del ser es la base de la axiología o doctrina de los valores.
  • No podemos comprender los valores, sin saber que lugar ocupan en el mundo el ser o el pensar; la interpretación de los valores puede tener un fundamento materialista o idealista.
  • Al mismo tiempo, la axiología ofrece fundamentos valorativos a la ontología, el hombre elabora juicios críticos ante los fenómenos, establece jerarquía de valores que explican y fundamentan el lugar del hombre en el mundo, de los fenómenos materiales y espirituales en este.

La gnoseología y la axiología están estrechamente relacionadas, de la solución al problema de la relación entre el conocimiento y el mundo depende en gran medida la respuesta a la pregunta de si podemos o no conocer los valores humanos. En este sentido, la epistemología fundamenta la axiología y al mismo tiempo, los juicios de valor orientan la capacidad humana de conocer los fenómenos y objetos, en relación con sus necesidades e intereses.

  1. La contraposición pensar-ser en la teoría de los valores o axiología es relativa, pues los valores existen precisamente en el límite de coincidencia entre lo espiritual y lo material.
  2. Los valores están estrechamente ligados a la concepción del mundo del hombre, cuyo núcleo es la concepción filosófica.
See also:  Que Son Las Obligaciones De Dar Hacer Y No Hacer?

Por ello también los valores constituyen objeto de estudio para la filosofía. La concepción del mundo o concepción acerca de la relación del hombre con el mundo, de su lugar y papel en este, es una cuestión eminentemente filosófica. Incluye recomendaciones y principios dirigidos a la actuación humana, a la orientación general del hombre en la realidad.

Numerosas preguntas que encierra toda concepción del mundo (¿ Qué lugar ocupo y qué papel me corresponde jugar en el mundo?, ¿ Existe un mundo único o hay varios mundos?, ¿ Se puede hablar de leyes de la realidad o sólo se trata de necesidades de nuestra mente para ordenar el caos y la experiencia sensorial?, ¿ Es el hombre parte de la naturaleza o es un ser especial, diferente de todo lo que existe?, etc.) son filosóficas al plantearse y resolver teóricamente la cuestión de la relación hombre-mundo, espíritu-materia.

De la solución a dichas interrogantes depende en gran medida la actividad práctico-concreta de los hombres. La concepción del mundo varía en el contexto de la actividad, así como varían las valoraciones y la manifestación de los valores humanos. Toda concepción del mundo tiene un componente cognoscitivo, un componente valorativo (axiológico) y un componente conductual (praxiológico), referido a las acciones reales del sujeto, que existen en unidad dialéctica.

  1. En la filosofía cubana de las últimas décadas del siglo pasado se aprecia una notable contribución a la comprensión científica del valor, tomando como fundamento la filosofía social del marxismo.
  2. Zayra Rodríguez Ugidos, José Ramón Fabelo Corzo y Rigoberto Pupo Pupo, entre otros, se destacan en este empeño.

A partir de una respuesta materialista-dialéctica al problema fundamental de la filosofía y defendiendo los intereses de la clase obrera, dichos autores comprenden al valor como:

  • Un fenómeno social.
  • Una significación en el contexto de la relación sujeto-objeto que expresa las necesidades e intereses humanos.
  • Un fenómeno que sintetiza lo ideal y lo material, que surge en el proceso de conversión recíproca entre estos.
  • Un producto de la actividad (consciente) transformadora humana, y por tanto móvil, cambiante.
  • Un fenómeno que permea toda la relación hombre-mundo (no sólo la espiritualidad humana, sino los procesos objetivos, materiales, de cosificación de la cultura).
  • Un proceso contextulizado, cultural, a través del cual se expresa la identidad, la metacognición de los individuos y grupos sociales.
  • Como todo fenómeno humano, un proceso susceptible de ser modificado, concientizado y transformado de modo práctico por el hombre.

Definir al valor como significación social positiva de los fenómenos y procesos para satisfacer las necesidades humanas y servir a la práctica ( 7 ) deja sin fundamento la interpretación subjetivista del valor y abre la posibilidad de su conocimiento científico y de la actuación consecuente en pro de la apropiación de los valores humanos.

Conclusiones La realidad cubana actual, fuera y dentro de los recintos académicos, demanda una sólida comprensión de la naturaleza de los valores, toda vez que las disquisiciones teóricas se convierten por si mismas en orientadoras de la actuación social de los individuos y grupos humanos. En este sentido, es oportuno insistir en la necesidad de la investigación consecuente y el estudio sistemático de la problemática de los valores, abarcando las perspectivas filosóficas, psicológicas, pedagógicas, filológicas y económicas de la cuestión.

Summary The nature of value raises the debate among scientists of different disciplines. This is a complex problem that demands a philosophical specification. Axiology is the science that studies values, which possesses a philosophical connotation. In the article, the antecedents of axiology are exposed and diverse interpretations to the concept value are presented, analyzing them from the perspective of Marxist philosophy.

The dialectical-materialistic point of view with regard to values is pointed out, outlining that they represent a social phenomenon that possesses significance in the context of the subject-object relationship and that they express necessities and human interests. It is a phenomenon that synthesizes the ideal and the material and arises in the process of reciprocal conversion among them.

Key Words: PHILOSOPHY Recibido: 23/10/02 Aprobado: 24/11/02 Referencias bibliográficas (1)González RF, Valdés CH. Actualidad y desarrollo. En: Psicología humanista. La Habana: Ciencias Sociales; 1994. (2)Pascual AA. Valores tradicionales, nuevos valores y educación en España.

  1. Seminario Educación y Valores en España.
  2. Cádiz; 1991 (3)Olagree T.
  3. Valor y valoración.
  4. En: Enciclopedia de Bioética,1995.
  5. 4)Fabelo CJ.
  6. La problemática axiológica en la filosofía latinoamericana.
  7. En: Colectivo de autores.
  8. Filosofía en América Latina.
  9. La Habana: Félix Varela; 1998.
  10. 5)González RF.
  11. Los valores y su significación en el desarrollo de la persona.

Rev.Temas.1998; 15. (6)Zorshantov VF, Grechanii VV. El hombre como objeto del conocimiento filosófico. La Habana: Pueblo y educación; 1985. (7)Fabelo CJ. Práctica, conocimiento y valoración. La Habana: Ciencias Sociales; 1989.

¿Qué es la axiología y que estudia?

La axiología es una rama de la Filosofía que estudia la naturaleza de los valores : Lo bello, lo bueno, lo agradable, etc., y su influencia.

¿Cómo se llama el estudio filosófico de la conducta moral humana?

1. La ética filosófica – La ética es el estudio filosófico de la conducta humana. La voz ética aparece ya en el título de los tres tratados morales del corpus aristotélico ( Ética a Nicómaco, Ética a Eudemo y Gran ética ). Procede del vocablo ēthos que significa carácter, modo de ser, que se deriva a su vez de éthos, que se traduce por hábito, costumbre,

Estas aclaraciones etimológicas permiten entender que el carácter o modo de ser al que se alude no es el temperamento o la constitución psicobiológica que se tiene por nacimiento, sino la forma de ser que se adquiere a lo largo de la vida, y que está emparentada con el hábito, que es bueno (virtud) o malo (vicio).

La traducción latina de éthos es mos (costumbre), de donde deriva la palabra castellana moral, tradicionalmente empleada como sinónimo de ética. Por eso a la ética filosófica se la llama también filosofía moral. Se puede alcanzar una comprensión inicial de la naturaleza y tareas de la ética mediante la consideración de tres conceptos de importancia capital: bien, libertad y conducta.

En la Grecia clásica, la reflexión ético-filosófica tuvo como punto de partida la constatación de que el hombre aspira al bien, y de que esa aspiración es el motor de toda su actividad. Así Aristóteles inicia su Ética a Nicómaco poniendo de manifiesto que acción y bien son términos correlativos: «Toda arte y toda investigación, y del mismo modo toda acción y elección, parecen tender a algún bien; por esto se ha dicho con razón que el bien es aquello a que todas las cosas tienden»,

No hay acción ni deseo humanos que no miren a un bien, y sólo se puede hablar de bien en sentido práctico si se trata de un bien realizable a través de la acción. Ningún hombre cuerdo actúa para hacerse miserable o desgraciado. Pero como a la vez es indudable que los hombres realizan a veces acciones de las que después se arrepienten, es más exacto decir que la acción y el deseo humanos miran siempre a un bien o a algo que parece un bien.

  • Surge así la distinción entre el bien verdadero y el bien aparente, entre lo que en verdad es un bien y lo que parece ser un bien sin serlo en realidad, porque más tarde se comprueba que es un mal.
  • La posibilidad del error en la realización de la aspiración humana hacia el bien pone de manifiesto que, a diferencia de lo que sucede con otros seres vivos, no hay un instinto natural e impersonal que acomode de modo automático y generalmente infalible las acciones del hombre a los objetivos que le convienen.

El hombre es libre. Por eso es el hombre mismo quien tiene que ajustar personalmente sus acciones, prefijándose sus fines y proyectando el modo de realizarlos. La realidad que los términos «ética» y «moral» significan directamente es este gobierno personal de las acciones, como se ve en el uso común del lenguaje: de quien renuncia a proyectar personalmente su conducta, abandonándose al vaivén de las emociones o al curso de los acontecimientos, decimos que está «desmoralizado».

  1. Cabe decir por ello que la ética o moral estudia el modo específico de autogobierno de la libertad humana.
  2. Lo moral (en sentido genérico, comprensivo de lo bueno y lo malo) y lo libre tienen exactamente la misma extensión.
  3. Todas las acciones libres, y sólo ellas, son morales; todas las acciones morales, y sólo ellas, son libres.

Todo lo que el hombre libremente es y todo lo que deliberada y libremente hace, queda dentro del campo moral. El hecho de que lo que libremente se realiza sea un comportamiento privado, interpersonal o político no introduce ninguna diferencia sustancial al respecto.

Y la razón es la que se ha indicado antes: todo lo que en el comportamiento humano no es determinado por el instinto o por algún tipo de necesidad causal, ha de ser proyectado por la razón práctica y querido por la voluntad personal, y esto es exactamente lo mismo que ser gobernado moralmente. Manifestaría una notable incomprensión del punto de vista ético, por ejemplo, quien, refiriéndose a su vida privada, quisiera excusarse diciendo: «en mi casa soy libre de obrar como me parece».

La moral concierne a la persona humana precisamente porque ella es libre de obrar como le parece. Quien se excusa de esa manera está diciendo, en realidad, que es psicológicamente posible evadir las exigencias de lo razonable, lo que evidentemente es verdad.

Pero para la ética lo decisivo es que en el mismo instante en que la persona humana decide apartarse de lo razonable, esa decisión suya merece desaprobación, lo que muestra que su capacidad psicológica de «obrar como le parece», lejos de ponerla fuera del ámbito de la moral, es precisamente lo que la incluye en él.

La responsabilidad moral está inseparablemente unida a la capacidad personal de gobernar el propio comportamiento: el hombre puede y tiene que «responder» (dar razón) sólo de las acciones que ha elegido y proyectado él mismo. El concepto de conducta contiene algunos aspectos que la idea de libertad no explicita suficientemente, sobre todo si esta última fuese entendida como simple libertad de coacción (como poder hacer lo que se desea hacer, sin que nadie ni nada lo impida).

  • Se habla de conducta porque las acciones libres —aun siendo muchas, realizadas a lo largo del tiempo y en circunstancias muy diversas— constituyen una forma de ser compleja, pero biográficamente unitaria y dotada de sentido.
  • Las acciones libres dan lugar a un estilo de vida, a una personalidad moral.

La libertad no es sólo la fuente de un conjunto de acciones aisladas, porque mediante sus acciones el hombre «se conduce a sí mismo» hacia la forma de ser que libremente quiere darse. En términos generales parece claro que el bien que constituye el punto de referencia fundamental del autogobierno de la libertad es el bien de la conducta, de algún modo el bien de la vida entera, de la forma de ser que el hombre se da a sí mismo mediante sus acciones, y no el bien que se refiere a la eficacia en la consecución de objetivos particulares, como puede ser la comprensión de las matemáticas o la fabricación de zapatos.

El bien y el mal que interesan a la ética son aquéllos que hacen bueno o malo al hombre en cuanto hombre, en sentido absoluto y sin restricciones, y no bajo un determinado aspecto o en un cierto sentido, por ejemplo como matemático o zapatero o incluso como ladrón (en el sentido de experto, hábil, etc.).

La injusticia o la hipocresía, por ejemplo, hacen malo al hombre en cuanto hombre. Un hombre hipócrita o deshonesto podría ser sin embargo un estupendo matemático o saber fabricar óptimos zapatos. Colocándose dentro de una perspectiva global, la ética pretende lograr un esclarecimiento fundamental del problema del bien con una finalidad práctica: ayudar a distinguir entre lo que para la vida humana es en verdad bueno y lo que lo es sólo aparentemente, entre la virtud y el vicio.

Es lo que dijo Aristóteles cuando, comparando la ética con otros tratados filosóficos escritos por él mismo, como la metafísica, afirmó que la ética es un tratado «no teórico como los otros (pues no investigamos para saber qué es la virtud, sino para ser buenos, ya que en otro caso sería totalmente inútil), y por eso tenemos que considerar lo relativo a las acciones, y al modo de realizarlas: son ellas, en efecto, las que determinan la calidad de los hábitos»,

Dado que se trata de esclarecer el bien que es objeto de la propia aspiración, la ética no se ve como una imposición extraña al propio ser y a los propios deseos de plenitud.

¿Cómo se le llama a la parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre tales como las buenas costumbres?

La ética, como parte de la filosofía, es un enunciado normativo general. La moral es una convicción y conducta personales: es la aplicación de los principios éticos a los actos particulares de la vida.

¿Qué filósofo habla de la moral?

Descartes : filósofo de la moral.

¿Qué es la moral en la vida del ser humano?

Podemos definirla en términos generales como la capacidad de juzgar el valor moral de nuestros propios actos. Esto implica que en la conciencia podemos encontrar: El conjunto de normas, valores e ideales que cada uno considera irrenunciables.

¿Cómo está compuesta la filosofía?

¿Qué es la Filosofía? Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado | 16 de noviembre de 2016 Es el estudio de problemáticas diversas como son el conocimiento, la mente, la consciencia, la ética, el lenguaje, la belleza, la moral.

  1. Esta rama del conocimiento surgió en la Antigua Grecia en Jonia, en Asia Menor, a principios del siglo VI a.c.
  2. De entre los pensadores que se destacaron en la antigüedad, no sólo griegos, sino romanos, se encuentran Tales de Mileto, Sócrates, Platón, Aristóteles, Séneca, entre muchos.
  3. En esa época llegó incluso a haber emperadores filósofos como Marco Aurelio, quien dominó el Imperio Romano entre 161 y 180 de nuestra era.

La filosofía se divide en las siguientes ramas: Metafísica, Gnoseología, Lógica, Ética, Estética, Filosofía política, Filosofía del lenguaje, Filosofía de la mente y Filosofía de la historia. A lo largo de los siglos el pensamiento ha tenido una fuerte influencia en la política y en el tipo de políticas que se implementan,

¿Cómo se llama la ciencia que estudia al ser humano en sociedad?

La antropología es la ciencia que estudia al ser humano de una forma integral, de sus características físicas como animales y de su cultura, que es el rasgo único no biológico.

¿Cómo se le llama a la ciencia qué se dedica al estudio del ser humano dentro de la sociedad?

Hombre de Vitruvio, La antropología (del griego ἄνθρωπος ánthrōpos, ‘hombre (humano)’, y λόγος, lógos, ‘conocimiento’) es la ciencia que estudia al ser humano de una forma integral, de sus características físicas como animales y de su cultura, que es el único rasgo no biológico,

  • ​ Para abarcar la materia de su estudio, la antropología recurre a herramientas y conocimientos producidos por las ciencias sociales y las ciencias naturales,
  • La aspiración de la disciplina antropológica es producir conocimiento sobre el ser humano en diversas esferas, intentando abarcar tanto las estructuras sociales de la actualidad, la evolución biológica de nuestra especie, el desarrollo y los modos de vida de pueblos que han desaparecido y la diversidad de expresiones culturales y lingüísticas que caracterizan a la humanidad,

Las facetas diversas del ser humano llevaron a una especialización de los campos de la antropología. Cada uno de los campos de estudio del ser humano implicó el desarrollo de disciplinas que actualmente son consideradas como ciencias independientes, aunque mantienen constante diálogo entre ellas.

Se trata de la antropología física, la arqueología, la lingüística y la antropología social, Con mucha frecuencia, el término «antropología» solo se aplica a esta última, que a su vez se ha diversificado en numerosas ramas, dependiendo de la orientación teórica, la materia de su estudio o bien, como resultado de la interacción entre la antropología social y otras disciplinas.

La antropología se constituyó como disciplina independiente durante la segunda mitad del siglo XIX, Uno de los factores que favoreció su aparición fue la difusión de la teoría de la evolución, que en el campo de los estudios sobre la sociedad dio origen al evolucionismo social, entre cuyos principales autores se encuentra Herbert Spencer,

Los primeros antropólogos pensaban que así como las especies evolucionaban de organismos sencillos a otros más complejos, las sociedades y las culturas de los humanos debían seguir el mismo proceso de evolución hasta producir estructuras complejas como su propia sociedad. Varios de los antropólogos pioneros eran abogados de profesión, de modo que las cuestiones jurídicas aparecieron frecuentemente como tema central de sus obras.

A esta época corresponde el descubrimiento de los sistemas de parentesco por parte de Lewis Henry Morgan, Desde el final del siglo XIX el enfoque adoptado por los primeros antropólogos fue puesto en tela de juicio por las siguientes generaciones. Después de la crítica de Franz Boas a la antropología evolucionista del siglo XIX, la mayor parte de las teorías producidas por los antropólogos de la primera generación se considera obsoleta.

A partir de entonces, la antropología vio la aparición de varias corrientes durante el siglo XIX y el XX, entre ellas la escuela culturalista de Estados Unidos, el estructural-funcionalismo, el estructuralismo antropológico, la antropología marxista, el procesualismo, el indigenismo, etc. La antropología es, sobre todo, una ciencia integradora que estudia al ser humano en el marco de la sociedad y cultura a las que pertenece, y, al mismo tiempo, como producto de estas.

Se le puede definir como la ciencia que se ocupa de estudiar el origen y desarrollo de toda la gama de la variabilidad humana y los modos de comportamientos sociales a través del tiempo y el espacio; es decir, del proceso biosocial de la existencia de la especie humana.

¿Qué hace la ética?

DERECHOS Y OBLIGACIONES: ¿Qué son y cuáles son sus DIFERENCIAS? (Con EJEMPLOS)🏫

La ética es un análisis sistemático y crítico de la moralidad, de los factores morales que guían la conducta humana en una determinada práctica o sociedad.

¿Qué es la ética axiológica?

Ética axiológica. Es la rama de la filosofía que estudia la naturaleza de los valores y juicios valorativos. La axiología es el sistema formal para identificar y medir los valores. Es la estructura de valores de una persona la que le brinda su personalidad, sus percepciones y decisiones.

¿Qué significa la palabra axiológico?

Glosario
GLOSARIO DE AXIOLOGIA GENERAL
Autor
Arturo José Sánchez Hernández, Doctor en Medicina, Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Editor de la Revista Humanidades Médicas. Instituto Superior de Ciencias Médicas «Carlos J. Finlay», Carretera Central Oeste, CP.70100, AP 144, Camagüey, Cuba.E.Mail: [email protected]

PALABRAS INTRODUCTORIAS Desde que en las últimas décadas del siglo pasado se generalizó en el mundo la percepción de una crisis de valores en la sociedad, ha venido proliferando en los más diversos círculos académicos y científicos una privilegiada atención a la axiología, con expresiones relevantes en publicaciones que tienen su origen, con preferencia, en las investigaciones aplicadas, orientadas al ámbito de lo que se ha denominado formación o educación en valores.

  • En medio de la prolijidad o abundancia en el tratamiento de la problemática, se produce cierta confusión y grandes diferencias en algo tan importante como es la definición del propio término «valor» y los relacionados con él.
  • Para la explicación de este problema pudiera apelarse a la relativa «juventud» de la axiología como ciencia, pero la verdadera esencia de la cuestión presumimos que consiste, en primer lugar, en diferencias en cuanto a la metodología filosófica general de la cual se parte, que sin dudas traerá como consecuencia soluciones diferentes a problemas tanto generales como específicos dentro de la axiología.

¿Pero como explicar la existencia de gran cantidad de diferencias entre investigadores que parten de una misma línea de pensamiento, lo cual da la impresión de la existencia de un concepto de valor por cada investigador? Existen muchas zonas o dominios axiológicos, lo cual, al parecer, no es tenido en cuenta por un gran número de investigadores, y sus «conceptos generales de valor» serán validos sólo para un área específica de la existencia de estos.

En consecuencia, el resto del cuerpo teórico expuesto tenderá a ser impreciso. El presente glosario tiene como objetivo brindar un sistema de conceptos y aportar elementos que ayuden al esclarecimiento de esta problemática. A la vez que hace referencia a los principales problemas de investigación dentro de la axiología y ofrece una fuente bibliográfica de consulta a profesores, investigadores y estudiantes ocupados en este campo del saber.

Absolutismo axiológico: Posición filosófico axiológica para la cual existe uno y solo un grupo de normas y valores válido, del cual el absolutista se proclama portador. (Ver: relativismo axiológico, nihilismo y tolerancia ) Actividad: Concepto que caracteriza la función del sujeto en el proceso de interacción con el objeto,

La actividad es un nexo específico del organismo vivo con lo que le rodea. Es estimulada por la necesidad, se orienta hacia el objeto que le da satisfacción a esta última y se lleva a cabo por medio de un sistema de acciones. La actividad del ser humano posee un carácter social y está determinada por las condiciones sociales de la vida.

La forma básica e históricamente primaria de actividad del ser humano es el trabajo. La actividad puede ser externa o interna, la primera se compone de actos específicos que el hombre realiza con los objetos reales valiéndose de movimientos de brazos, piernas, dedos, etc.

La segunda se produce «en la mente» por medio de las acciones intelectivas, en este caso, el hombre no opera con los objetos ni efectúa movimientos auténticos, sino que se vale de las imágenes de unos y otros. La actividad interna plantea la externa, surge sobre la base de esta última y a través de ella cobra expresión concreta.

La diversidad de tipos concretos de actividad humana se va formando en dependencia de la multiplicidad de necesidades del hombre y de la sociedad. Agente social: Es todo nivel social de integración sistémica en los que está presente el ser humano : individuo, grupo social, sociedad y humanidad en general, que, a través de decisores que se encuentran en determinados centros de decisión, pueden, en mayor o menor medida, autodeterminarse sobre la base de un ideal, así como elegir sus propios ideales de autodeterminación.

  • Antivalor, valor negativo o disvalor: Propiedades de objetos, procesos o fenómenos con una significación negativa para la dignidad humana,
  • Ver: valor, valor positivo, valoración ) Areas de autonomía: Esferas de la vida en las que los agentes sociales pueden expresarse por medio de su actividad,
  • Ver: autonomía, grado de autonomía, efectividad de la autonomía y agente social ) Autovaloración: valoración proyectada hacia uno mismo, mediante la cual el individuo evalúa la significación de las propiedades personales para la satisfacción de sus necesidades y las de otros.

Mediante la A. el individuo evalúa la marcha de su actividad orientada a objetivos, y por la tanto, evalúa la marcha de sus procesos adaptativos. Autonomía: Presencia de capacidades y posibilidades para la libre autodeterminación sobre la base de un ideal.

Ver: grado de autonomía, área de autonomía, efectividad de la autonomía y agente social ) Axiología: Del griego axia: ( valor ) y logos: (estudio, tratado). Como ciencia es la parte de la filosofía que estudia el origen, desarrollo y naturaleza y funciones de los valores. Bien supremo: Objeto, proceso o fenómeno portador del valor fundamental,

La concepción sobre el bien supremo varía en dependencia de la orientación fundamental del sistema ético-filosófico. Para el humanismo es el ser humano, para el eudemonismo y el hedonismo, los objetos, procesos o fenómenos que producen felicidad o placer respectivamente.

Bien: Objeto, proceso o fenómeno portador de cualidades con una significación positiva para la dignidad humana, Los bienes son los depositarios o portadores de los valores, los cuales necesitan de un portador material o espiritual para existir. Carácter histórico concreto de los valores: Característica de los valores consistente en que el contenido y posición en la escala jerárquica de los mismos, varían en dependencia de las condiciones sociohistóticas siempre cambiantes.

(Ver: polaridad, caracter jerárquico y existencia parásita ). Carácter jerárquico de los valores: Característica de los valores consistente en que se supeditan y subordinan unos a otros en dependencia de las diferencias en cuanto al grado de significación de cada uno para la dignidad humana, la satisfacción de necesidades normales de nuestra especie y la práctica social.

  • En la cima de la jerarquía de valores se encuentra el valor fundamental, cuya consecusión, mantenimiento y defensa es priorizable por encima de la de cualquier otro.
  • La jerarquía de valores no solo aborda la siginificación positiva, sino también la negativa; así, en el otro extremo de la misma se encuentran los antivalores capitales, cuya evitación o destrucción es priorizable por encima de la de cualquier otro antivalor o valor negativo.

(Ver: Carácter histórico concreto, Polaridad y existencia parásita ). Clasificación de valores: Forma de organizar a los valores atendiendo a un criterio determinado como por ejemplo: a la naturaleza de su portador ( materiales y espirituales ), a las necesidades que satisfacen y las formas en que lo hacen ( ético-morales, político-ideológicos, artístico-estéticos, etc.) (Ver: jerarquía de valores, zona axiológica ) Concepción objetivista de los valores: Posición en teoría de los valores para la cual estos deben su existencia a características del objeto valorado o de la relación sujeto – objeto contexto social en que se dan los valores, independientemente de la voluntad y la conciencia valorativa del sujeto valorante.

(Ver: concepción subjetivista de los valores y concepción objetivo – subjetivista de los valores ) Concepción Objetivo – subjetivista de los valores: Posición en teoría de los valores para la cual estos deben su existencia tanto a la voluntad y conciencia valorativa del sujeto valorante como a las características del objeto valorado y de la relación sujeto – objeto – contexto social en que se dan los valores.

(Ver: concepción subjetivista de los valores y concepción objetivista de los valores ) Concepción subjetivista de los valores: Posición en teoría de los valores para la cual estos deben su existencia a la voluntad y conciencia valorativa del sujeto valorante, independientemente de las características del objeto valorado y de la relación sujeto – objeto – contexto social en que se dan los valores.

(Ver: concepción objetivista de los valores y concepción objetivo-subjetivista de los valores ) Criterio axiológico general o universal: Aquello que es tomado como regla o punto de partida para la determinación del universo, contenido y organización jerárquica de los valores y antivalores.(Ver: orientación fundamental y criterio axiológico particular ) Criterio axiológico particular: Aquello que es tomado como regla o punto de partida para la determinación del universo, contenido y organización jerárquica de los valores y antivalores de una determinada zona o dominio axiológico,

Dignidad: Respeto que cada individuo o agente social merece por el sólo hecho de pertenecer a nuestra especie, independientemente de su raza, sexo, edad, afiliación política o religiosa, profesión, utilidad como persona a la sociedad, calidad de vida o cualquier otro elemento cuantificable que pueda dar lugar a clasificación y diferenciación entre las personas.

De la dignidad humana se deriva un grupo de derechos con carácter inalienable, intransferible, no negociables, los cuales están relacionados con el deber del individuo o agente social de respetar esos derechos en los demás, así como en el deber de luchar porque sean respetados en su propia persona y en los demás.

(Ver: honor y ser humano ) Efectividad de la autonomía: Presencia de capacidades y posibilidades para expresarse en determinadas áreas de autonomía con el grado suficiente como para desplegar una actividad que le permita al individuo satisfacer sus necesidades a un nivel aceptable (digno).

La autonomía de un agente social es efectiva si permite llenar sus requerimientos de desarrollo y conservación de su integridad. (Ver: autonomía y grado de autonomía ) Eudemonismo: Corriente filosófica para la cual el ideal supremo u orientación fundamental lo constituye la felicidad o eudemonia. (Demócrito (460-370 a.n.e.), Sócrates (469-399 a.n.e.), Aristóteles (384-322 a.n.e.), Materialistas franceses del siglo XVIII como Helvecio (1715-1771) y Diderot (1713-1784)).

Existencia parásita de los valores: Característica de los valores consistente en que necesitan de un portador o bien para existir, por ejemplo, la belleza no existe flotando en el espacio, sino que existe porque un objeto es portador de propiedades como: armonía, proporción color, etc, que lo hace capaz de estimular una sensibilidad estética.

  • La valentía tampoco existe flotando en el espacio, sino que necesita para existir de un individuo que sea portador de ese valor ético-moral.
  • Ver: Carácter histórico concreto, Carácter jerárquico y Polaridad ).
  • Evolucionismo: Corriente de pensamiento para la cual la orientación fundamental es el aseguramiento de la actividad biológicamente útil para el equilibrio entre el organismo y el ambiente.

(Esta concepción aparece en el siglo XIX. Una de sus figuras más conocidas es Herbert, Spencer (1820-1903)). Grado de autonomía: Magnitud de las posibilidades que tiene el agente social para expresarse por medio de su actividad en determinadas áreas de autonomía,

  • Ver: efectividad de la autonomía y agente social ) Hedonismo: Corriente filosófica para la cual la orientación fundamental es la obtención del placer y la evitación del dolor.
  • Cirenaicos de la Grecia antigua, epicúreos) Heteronomía: Ausencia de capacidades y/o posibilidades para la libre autodeterminación sobre la base de un ideal.

Honor: Merecimiento social no elemental que el ser humano puede alcanzar con su aporte al bien común. (Ver dignidad ) Humanismo: Corriente de pensamiento para la cual la orientación fundamental es el ser humano, Esta posición tiene antecedentes en la antigüedad con Protágoras (481-411 a.n.e.).

Cobra auge como movimiento ideológico en el renacimiento como expresión de lucha de la burguesía contra el feudalismo. Intolerancia: No aceptación, y expresión abierta o encubierta de rechazo a diferencias que constituyen derechos de otros agentes sociales. (Ver tolerancia y soportación pasiva ) Jerarquía de motivos: Orden de organización de los motivos en la personalidad atendiendo al potencial de los mismos para inducir la actividad del individuo.

Mientras más potencial inductor del motivo, mayor probabilidades tendrá de expresarse conductualmente y mayor altura tendrá en la jerarquía motivacional. Los motivos que se encuentran en la cima de la jerarquía motivacional pueden no merecer ese lugar, ya que desde esa posición pueden causar desequilibrio en el individuo.

See also:  El Contrato Como Fuente Principal De Las Obligaciones?

Podemos decir que determinadas organizaciones estructurales de la personalidad se expresarán en actividades tipificadoras de antivalores. La gula que incluye al alcoholismo, la avaricia, la soberbia, etc, son ejemplos de estructura de la personalidad en la que determinados motivos ocupan un nivel jerárquico que no debieran tener.

(Ver jerarquía de valores ) Jerarquía de valores: Orden en que pueden ser organizados los valores por niveles atendiendo a algún criterio de jerarquización. Un criterio muy utilizado es atendiendo a la importancia que le atribuye cada individuo a la significación de las cosas, lo cual le da a la jerarquía de valores un carácter netamente subjetivo (ver: relativismo y absolutismo axiológicos ).

  • Otro criterio es atendiendo a la importancia de los valores para la dignidad humana, la satisfacción de necesidades normales de nuestra especie y la practica social.
  • Esta organización según orden de importancia obedece a necesidades objetivas, por lo que esa jerarquía existe independientemente de lo que individuos o grupos sociales piensen sobre ese orden jerárquico.

La jerarquía de valores tiene un caracter histórico. En dependencia de las condiciones sociohistóricas siempre cambiantes, y de los cambios de circunstancias, así será la importancia de ellos para la dignidad humana y por consiguiente la posición jerárquica y el contenido de los mismos.

Ello ocurre porque la significación de las propiedades de objetos, procesos o fenómenos para la dignidad humana, lo que incluye la satisfacción de necesidades normales de nuestra especie y la práctica social, varía según los cambios histórico – sociales y de circunstancias, y con esto varía la importancia y posición jerárquica de cada valor con relación a la de los otros.

(Ver: jerarquía de motivos y clasificación de valores ) Naturalismo axiológico: Forma de entender a los valores, que en la historia ha recibido el nombre de naturalismo, por la subordinación en que coloca al valor en relación con determinadas leyes naturales, por lo general biológicas.

  1. El valor es entendido a lo sumo, como dependiente, subordinable, diluible en la esfera de las leyes empíricas que caracterizan al mundo fáctico.
  2. Se trata aquí de la concepción positivista originaria de Augusto Comte, Herbert Spencer y John Stuart Mill, en la que el tema del hombre y los valores pierde su sustantividad propia.

Toda concepción del mundo y toda filosofía presupone una determinada actitud hacia los valores. La del positivismo es esencialmente naturalista. Nihilismo: Corriente de pensamiento que niega de manera absoluta a los valores. Como representante del nihilismo tenemos a Friedrich Nietzsche (1844-1900), el cual llegó a negar la cultura legada por la humanidad.

  1. Orientación fundamental o ideal supremo: Objeto, proceso o fenómeno que es considerado como lo más importante para los partidarios de un determinada ideología.
  2. Su consecución, mantenimiento y defensa es priorizado por encima de cualquier otra cosa.
  3. La orientación fundamental, desde la óptica de la doctrina que lo porta, determina el universo, contenido y jerarquía de valores y antivalores, por lo que constituye el criterio axiológico universal o general,

Existen varias orientaciones fundamentales: hedonismo, eudemonismo, humanismo, utilitarismo, teologismo, evolucionismo, etc. (Ver: valor fundamental y bien supremo ) Polaridad de los valores: Una de las características de los valores que consiste en que a cada uno le corresponde un antivalor, formando entre ellos una unidad dialéctica de contrarios.

  1. En el caso específico de los valores ético-morales, a cada valor le corresponde dos antivalores, uno por exceso y otro por defecto, por ejemplo: a la valentía le corresponden la cobardía y la temeridad o imprudente arrojo.
  2. Ver: Carácter histórico concreto, Carácter jerárquico y existencia parásita ).

Relativismo axiológico: Interpretación de las normas y valores como puras convenciones, negación de que sea obligatorio observar principios generales de conducta; aceptación de que es imposible dar una justa estimación ético-moral de un acto. El relativismo axiológico es una consecuencia de sobreestimar metafísicamente el carácter relativo de las normas morales, pretendiendo que carecen de todo elemento de lo absoluto.

  • El relativismo llega a negar que sea posible formar una ética científica.
  • Existen básicamente dos formas de relativismo: el descriptivo y el normativo.
  • El primero se basa en el hecho indiscutible de las diferencias de usos y costumbres de un lugar a otro y de una época a otra.
  • El segundo plantea que la legitimidad de las normas y valores conciernen sólo a los grupos sociales e individuos que los practican, que tales normas y valores no deben ser cuestionados y que tratar de modificarlos constituye una intromisión inadmisible.

En el caso de los usos y costumbres inocuos al ser humano como es el caso de las diferencias en las formas de vestir, o el hecho de que en Inglaterra se conduzca por la senda izquierda, no hay mucha controversia, pero si la hay en el caso de usos y costumbres nocivas para el ser humano como son: la esclavitud que fue práctica habitual en épocas pasadas, el canibalismo, la clitoreptomía practicada en países de Africa.

En el mundo antiguo, el relativismo ético se manifestó claramente en la filosofía de los escépticos (Pirrón y otros). Es propio también de varias corrientes filosofías actuales: del neopositivismo, del existencialismo y del pragmatismo. Por ejemplo: Ayer y Carnap consideran que no es posible ni siquiera plantear el problema de sí la estimación moral es justa o injusta.

La consecuencia lógica del relativismo ético estriba en justificar el amoralismo. (Ver: absolutismo axiológico ) Ser humano: Todo representante de nuestra especie, independientemente de los elementos cuantificables que puedan dar lugar a clasificación y diferenciación entre las personas como son el sexo, la raza, afiliación política o religiosa, nacionalidad, etc.

  • Esta categoría puede ser analizada tanto en la dimensión temporal como en la espacial.
  • En la primera incluye a los representantes de nuestra especie tanto del pasados como del presentes y del futuros; en la segunda dimensión incluye a todos los agentes sociales independientemente del grado de generalización del mismo: individuo, grupo social, sociedad y humanidad en general.

(Ver: dignidad y agente social ) Socialización: Proceso mediante el cual se forman en un individuo los valores necesarios para un adecuado desempeño como ser social. Este concepto se refiere a la formación de valores de todo tipo: artístico-estéticos, ético-morales, político-ideológicos, científico-tecnológicos, etc, y en donde juegan un papel sumamente importante los pertenecientes al dominio axiológico de los ético-morales.

Este proceso se efectúa tanto por asimilación del medio sociocultural de los elementos culturales necesarios para lograr la adaptación a nivel social, como por reelaboración personal de esos elementos y orientación del sujeto hacia un determinado desarrollo de su persona. En este proceso participan factores tanto biológicos como psicológicos y sociales.

Soportación pasiva: Aceptación de diferencias en la forma de pensar, ser y hacer que afecten mis derechos o los de mi grupo o la dignidad de cualquier otro agente social. (Ver: tolerancia e intolerancia ) Sujeto y objeto: Por sujeto se entiende al ser humano que obra y conoce activamente, está dotado de conciencia y voluntad: por objeto, lo dado en el conocimiento o aquello hacia lo cual está orientada la actividad cognoscente u otra actividad del sujeto.

Sujeto social: Agente social con posibilidades objetivas para autodeterminarse sobre la base de un ideal, así como elegir sus propios ideales de autodeterminación. (Ver: agente social ) Teologismo: Doctrina para la cual la orientación fundamental es Dios (Cristianismo, Islamismo) Tolerancia: Respeto a formas de pensar, ser y hacer de otros agentes sociales, diferentes a las mías y las de mi grupo, siempre que esas diferencias no afecten los derechos míos y de mi grupo, ni la dignidad de cualquier otro agente social.

(Ver intolerancia y soportación pasiva ) Utilitarismo: Corriente de pensamiento para la cual la orientación fundamental es la máxima utilidad para el mayor número de personas, el máximo provecho para la vida individual y social. (Tiene antecedentes en la escuela antigua de los sofistas (Antífante, Trásimaco), pero se formó definitivamente como parte de la ética con Jeremy Bentham (1748-1832) y John Stuart Mill.

  1. 1806-1873) Valor: Propiedades de objetos procesos o fenómenos con significación positiva o negativa para la dignidad humana,
  2. Ver: valor positivo, valor negativo, valoración ) Valor artístico estético: Propiedades de objetos, procesos o fenómenos capaces de estimular una sensibilidad estética.
  3. Valor ético-moral: Propiedades de elementos de la conciencia social previamente internalizados, así como de la conciencia individual y del subconsciente, que tienen una significación positiva para la dignidad humana, en el sentido de que contribuyen a la adaptación social de agentes sociales por medio de una influencia directa en la autorregulación de la conducta.

Las cualidades de esos elementos se expresan en actitudes o predisposiciones de individuos concretos a reaccionar ante el mundo circundante, ante otros individuos y ante ellos mismos. Y esas predisposiciones a la reacción tienen grandes probabilidades de expresarse en tomas de decisiones de las cuales se derivan conductas (actos u omisiones) que garantizan la adaptación a nivel social.

  1. Ver: valor, valor positivo, valor negativo y valoración ) Valor fundamental: orientación fundamental que cumple los siguientes requisitos: 1.
  2. Debe ser un valor de máxima determinación o cualificación, por lo que los demás valores lo son en relación a él y no a la inversa.2.
  3. Debe tener un grado de generalización tal que no deje fuera ningún elemento importante de lo humano, o al menos de la relación del ser humano con esa orientación fundamental.

Tampoco debe ser tan extenso que incluya elementos triviales.3. Debe ser realizable. Desde una óptica humanista, la única orientación fundamental que cumple tales requisitos, y que merece el calificativo de valor fundamental es la dignidad humana, (Ver bien supremo ) Valor negativo: (Ver antivalor ) Valor positivo: Propiedades de objetos procesos o fenómenos con significación positiva para la dignidad humana,

(Ver: valor, valor negativo, valoración ) Valoración: Proceso mediante el cual un individuo evalúa la significación de las cualidades de objetos, procesos o fenómenos para la satisfacción de sus necesidades así como las de otros. La valoración es el resultado de un complicado proceso en el que participa la personalidad de manera integral.

(Ver: valor y autovaloración ) Valoración (Formas de): Evaluación que hace un individuo de la siginficación de determinadas propiedades de objetos, procesos o fenómenos para la satisfacción de necesidades normales de nuestra especie, la dignidad humana y la práctica social, desde la perspectiva de una determinada zona o dominio axiológico,

Existe la valoración artístico estética, ético moral, científico tecnológica, terapéutica, etc. Como cada zona o dominio axiológico tiene sus peculiaridades y existe una relativa independencia entre ellas, existe también relativa independencia entre las diferentes formas de valoración. Valoración neurotizante: Valoración que de forma exagerada no se corresponde con el significado real de las propiedades del objeto, proceso o fenómeno valorado, incluyendo a las cualidades personales del agente valorante, para la satisfacción de sus necesidades y las de otros, y esa falta de correspondencia le causa desadaptación a nivel social, y por lo tanto, sufrimiento.

(Ver: autovaloración, valoración y formas de valoración ) Valores espirituales y materiales: Forma de clasificar a los valores atendiendo a la naturaleza material o espiritual de su portador (Ver: existencia parásita y bien ) Valores formales: Exigencia social de un determinado ser o hacer correcto desde el punto de vista ético-moral, pero que el individuo no ha internalizado, por lo que se expresa conductualmente solo en condiciones de presión social.

Valores Humanos: Uso inadecuado del término, debido a que: 1- Los valores existen por y para el ser humano como sujeto valorante y como centro del universo axiológico, y en este sentido constituye una redundancia.2- Los seres humanos pueden ser portadores de valores de todos los dominios axiológicos, por lo que si se hace referencia a los valores que pueden portar los seres humanos, se está haciendo referencia a todos, y en este sentido no aporta nada diferente al concepto » valor «.

Valores instrumentales u operativos: valores con utilidad para una determinada función. La altura en la escala jerárquica de estos valores está determinada por su eficacia en el cumplimiento de una función asignada. Valores político-ideológicos: Valores ético-morales que tienen como objeto a los intereses de agentes sociales con un alto grado de generalización como sociedad y humanidad.

Para que estos ideales tengan realmente una significación positiva para la dignidad humana, y sean por lo tanto valores, no deben entrar en contradicción con aquellos valores que exaltan la individualidad, sino que se han de encontrar en una justa armonía en dependencia de las exigencias al cuerpo social.

En tiempos de grandes exigencias como son catástrofes naturales y artificiales, el eje de decisiones se desplaza a los agentes sociales más generales, y el individuo pierde autonomía justificadamente, porque esas grandes exigencias sólo podrán ser superadas con el esfuerzo unido de todos, lidereados por una voluntad única, pero una vez pasada la exigencia, el eje de decisiones ha de desplazarse hacia el individuo, y este ha de recobrar su autonomía.

Valores terapéuticos: Propiedades de objetos, procesos o fenómenos que pueden restaurar la salud. Zona o dominio axiológico: Forma de clasificar a los valores atendiendo al área de la realidad social en la que ellos existen y desde donde satisfacen necesidades normales de nuestra especie. En tal sentido podemos hablar de las zonas o dominios axiológicos de los valores: científico-tecnológicos, artístico-estéticos, ético-morales, político-ideológicos, educativos, terapéuticos, etc.

Un mismo objeto puede satisfacer al mismo tiempo varias necesidades y ser, por lo tanto, portador de valores de varios dominios axiológicos; por ejemplo: un vaso, como sirve para contener líquidos tiene valor de uso o instrumental, si está hermosamente tallado será portador de valor estético, si fue de Napoleón Bonaparte tendrá valor histórico.

¿Cuál es la diferencia entre la ética y la axiología?

La Ética <!- wp:paragraph ->La ética, o filosofía moral, es la rama de la filosofía que<strong> estudia la conducta humana</strong>,? lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo, la moral. Ética y moral son conceptos muy relacionados que a veces se usan como sinónimos, pero tradicionalmente se diferencian en que la ética es la disciplina académica que estudia la moral.

  • Glossary: Mobbing/Psychological Terror
  • Glossary: Kant
  • Glossary: Scheler
  • VARIABLES QUE INFLUYEN EN EL RECONOCIMIENTO DE LAS PALABRAS
  • Ansiedad

» href=»https://kibbutzpsicologia.com/glossary/262366/» target=»_blank» data-gt-translate-attributes=»»>ética está entrañablemente unida a otra disciplina filosófica denominada axiología <!- wp:paragraph ->Término procedente del griego "áxios" (lo que equilibra, lo digno) y logos (tratado, doctrina) y que etimológicamente remite al estudio o doctrina de lo digno, de los valores. La axiología es pues el estudio de los valores que, desde distintas propuestas metafísicas, establece jerarquías de valores humanos a los que deberían ajustarse las conductas de los individuos. En general, la axiología considera que los valores están jerarquizados, y que poseen fuerza de reconocimiento y atracción (o repulsión, como se ve en los respectivos contravalores) y que ejercen una función rectora en la conducta del individuo<br/><!- /wp:paragraph -> Artículos relacionados:

La ética y la axiología

» href=»https://kibbutzpsicologia.com/glossary/axiologia/» target=»_blank» data-gt-translate-attributes=»»>axiología o Teoría <!- wp:paragraph ->En el contexto de la investigación, una teoría es una explicación amplia y coherente de un conjunto de fenómenos que ha sido probada y validada por la investigación científica. Una teoría proporciona un marco conceptual para entender cómo y por qué ocurren los fenómenos, y guía la investigación futura para probar o refinar la teoría.<br/><!- /wp:paragraph -><!- wp:paragraph ->Mientras que una teoría explica y describe un conjunto de fenómenos y proporciona una base sólida para la investigación, un modelo se centra en la representación simplificada de un fenómeno específico y se utiliza para comprender, explicar o predecir su comportamiento.<br/><!- /wp:paragraph -> Artículos relacionados:

  • Glossary: Teoría de los Estados de Expectativas
  • Glossary: Isomorfismo psicofísico
  • Glossary: Tversky
  • Glossary: Kahneman
  • Glossary: Teoría de los modelos mentales

» href=»https://kibbutzpsicologia.com/glossary/teoria/» target=»_blank» data-gt-translate-attributes=»»>teoría de los valores, Ahora bien, a la ética, como ya hemos visto, le interesa analizar los «valores morales» (justicia, honestidad, fidelidad, bondad, entre otros) y para ello encuentra sustento teórico en la axiología o ciencia filosófica de los valores que estudia dichos valores en su Carácter <!- wp:paragraph ->Tendencia hacia un tipo de comportamiento que manifiesta el individuo. Todos los elementos que integran el carácter se organizan en una unidad que se conoce como estabilidad y proporciona al carácter coherencia y cierto grado de uniformidad en sus manifestaciones, con los cambios lógicos que ocurren a lo largo de la vida. En él intervienen principalmente las funciones psíquicas, así como la acción del ambiente.<br/><!- /wp:paragraph -> Artículos relacionados:

  • Glossary: Efecto deriva
  • GENÉTICA CUANTITATIVA DE LA CONDUCTA HUMANA
  • La sorpresa
  • Glossary: Psicología positiva
  • La percepción y la imitación en la primera infancia

» href=»https://kibbutzpsicologia.com/glossary/caracter/» target=»_blank» data-gt-translate-attributes=»»>carácter general, tratando de llegar a su sentido o esencia. La ética no puede prescindir de la noción de «valor», toda vez que las normas que conforman el mundo Moral <!- wp:paragraph ->La <strong>moral </strong>es un conjunto de normas, creencias, valores y costumbres subjetivas que dirigen o guían la conducta de grupos de personas en la sociedad. Permite distinguir cuáles acciones son buenas y cuáles son malas para un grupo social. <br/><!- /wp:paragraph -> Artículos relacionados:

  • Glossary: Ética
  • EL JUEGO
  • Comprensión de oraciones
  • Diseños ex post facto
  • Trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos

» href=»https://kibbutzpsicologia.com/glossary/moral/» target=»_blank» data-gt-translate-attributes=»»>moral implican valoraciones o apreciaciones que nos permiten formular el concepto de lo que es bueno o malo. La ética es, pues, una disciplina axiológica.

¿Qué son los valores en la filosofía?

Término procedente de la economía, donde representaba la cuantificación del precio de los bienes producidos. Inicialmente se hizo depender el valor de una mercancía de la utilidad del objeto, pero posteriormente A. Smith estableció que el valor dependía de la cantidad de trabajo empleado para su producción y comercialización, distinguiendo, además, dos clases de valor: el valor de uso y el valor de cambio.

  • El término fue utilizado posteriormente en filosofía, a partir del siglo XIX, preferentemente en el ámbito de la reflexión ética, desplazando el uso de términos como «bien» y «bueno».
  • En este sentido, el valor es aquella cualidad que apreciamos en un objeto moral; es decir, es una cualidad, no una cosa; y se manifiesta en relación con la conducta humana, que hace patente dicha cualidad.

Nietzsche, por ejemplo, se refiere a los valores como al fundamento de la comprensión del mundo y de la vida. Para Max Scheler, los valores se captan a través de la actividad emocional de la conciencia, no a través de una actividad puramente intelectual y, en oposición al formalismo kantiano, son «materiales», al formar parte del sentimiento intencional de la conciencia.

¿Cómo se origina la filosofía en el ser humano?

PRIMER ORIGEN DE LA FILOSOFÍA: EL ASOMBRO – El primer origen de la filosofía fue el asombro. Este asombro comienza en los griegos allá por el siglo VI A.C., cuando el hombre libre de las exigencias más vitales de la vida, comida, techo, organización social, se pone en condiciones de elevar la mirada, más allá de sus necesidades para contemplar la totalidad. Ejemplo del Asombro como origen de la filosofía Ese asombro surge de preguntas como: ¿Por qué hay mundo? ¿por qué hay entes? El mundo parece una totalidad ordenada, estructurada conforme a las leyes, pero ¿por qué está así ordenada y no de manera diferente? La religión y la mitología dan respuestas a muchas de estas preguntas.

  • La filosofía da una respuesta conceptual.
  • Tales de Mileto (585 A.C.), tal vez el primer filósofo, no se refiere a nada sobrenatural, no habla de dioses que hayan hecho este mundo ni amistades y luchas entre ellos.
  • Tales de Mileto se pregunta: ¿qué son las cosas?, y su respuesta fue que todo procede del agua.

Su respuesta carece de elementos míticos o fantásticos, sino que encara el asunto de manera pensante, conceptual. Con Tales nace el pensamiento racional, Y se lo puede considerar, el primer filósofo, Tales de Mileto es considerado el primer filósofo En este artículo desarrollamos en profundidad el primer origen: el asombro.

¿Qué es la ética en filosofía ejemplos?

Definición de Ética – La RAE, define la ética como el conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida. Tiene ejemplos aplicativos en ética profesional, cívica, deportiva, medioambiental, etc. Parte de la filosofía que trata del bien y del fundamento de sus valores.

¿Qué filósofo estudio la ética?

Ética nicomáquea, Ética eudemia, Aristóteles utilizó por primera vez el término ética para nombrar un campo de estudio desarrollado por sus predecesores Sócrates y Platón, En filosofía, la ética es el intento de ofrecer una respuesta racional a la pregunta de cuál es la mejor forma de vivir de los seres humanos.

Aristóteles consideraba la ética y la política como dos campos de estudio relacionados pero separados, ya que la ética examina el bien del individuo, mientras que la política examina el bien de la ciudad-estado, que consideraba el mejor tipo de comunidad. Existen tres grandes obras sobre ética atribuidas a Aristóteles: la Ética nicomáquea, que consta de diez libros; la Ética eudemia, ​ que consta de siete libros (tres de los cuales, los libros IV-VI, coinciden con otros tres libros de la Ética nicomáquea, los libros V-VII); y la Magna moralia (Gran ética), de la cual todavía se duda si fue escrita por él o por un recopilador posterior.

Algunos fragmentos de la Retórica y el Protréptico también se ocupan de la ética. Los escritos de Aristóteles se han leído más o menos continuamente desde la antigüedad y sus tratados éticos en particular continúan influyendo en los filósofos que trabajan en la actualidad.

  • Sostuvo lo que hoy se llama una ética de las virtudes,
  • Aristóteles enfatizó la importancia práctica de desarrollar la excelencia ( virtud ) del carácter ( aretē ), como la forma de lograr lo que finalmente es más importante, una conducta excelente ( praxis ).
  • Según Aristóteles, las virtudes más importantes son las virtudes del alma, principalmente las que se refieren a la parte racional del hombre.

Como argumenta Aristóteles en el Libro II de la Ética nicomaquea, el hombre que posee la excelencia del carácter tenderá a hacer lo correcto, en el momento adecuado y de la manera correcta. Un ser humano excepcional es un ser exitoso ejemplo de humanidad.

  1. Una persona que vive una vida excepcional hasta la muerte alcanzado su fin ( telos ).
  2. ​ La valentía y la correcta regulación de los apetitos corporales son ejemplos de excelencia o virtud de carácter.
  3. Así que actuar con valentía y actuar con moderación son ejemplos de actividades excelentes.
  4. Los objetivos más elevados son vivir bien, eudaimonia, una palabra griega que a menudo se traduce como bienestar, felicidad o «florecimiento humano».

Como muchos especialistas en ética, Aristóteles considera que la actividad excelente es placentera para el hombre virtuoso. Por ejemplo, Aristóteles piensa que el hombre cuyos apetitos están en el orden correcto en realidad se complace en actuar con moderación.

Aristóteles enfatizó que la virtud es práctica y que el propósito de la ética es volverse bueno, no meramente conocer. Aristóteles también afirma que el curso de acción correcto depende de los detalles de una situación particular, en lugar de generarse simplemente mediante la aplicación de una ley. El tipo de sabiduría que se requiere para esto se llama «prudencia» o «sabiduría práctica» ( frónesis ), en oposición a la sabiduría de un filósofo teórico ( sofía ).

Pero a pesar de la importancia de la toma de decisiones prácticas, en el análisis final, la respuesta original aristotélica y socrática a la pregunta de cómo vivir mejor, al menos para los mejores tipos de humanos, fue, si era posible, vivir la vida de la filosofía.

¿Qué es la ética con sus propias palabras?

Conceptos y definiciones | ETICA PROFESIONAL L a palabra ética proviene del griego ethikos («carácter»). Se trata del estudio de la moral y del accionar humano para promover los comportamientos deseables. Una sentencia ética supone la elaboración de un juicio moral y una norma que señala cómo deberían actuar los integrantes de una sociedad.

  • Por lo tanto, cuando alguien aplica una sentencia ética sobre una persona, está realizando un juicio moral.
  • La ética, pues, estudia la moral y determina cómo deben actuar los miembros de una sociedad.
  • Por lo tanto, se la define como la ciencia del comportamiento moral.
  • Claro que la ética no es coactiva, ya que no impone castigos legales (sus normas no son leyes).

La ética ayuda a la justa aplicación de las normas legales en un Estado de derecho, pero en sí misma no es de castigo desde el punto de vista jurídico, sino que promueve una autorregulación. La ética puede dividirse en diversas ramas, entre las que se destacan:

La ética normativa (son las teorías que estudia la axiología moral y la deontología, por ejemplo). La ética aplicada (se refiere a una parte específica de la realidad, como la bioética y la ética de las profesiones).

Respecto a los autores fundamentales en el estudio de la ética, no puede obviarse al alemán Immanuel Kant, quien reflexionó acerca de cómo organizar las libertades humanas y de los límites morales. Otros autores que analizaron los principios éticos fueron:

Aristóteles Baruch Spinoza Jean-Paul Sartre Friedrich Nietzsche Albert Camus.

Principales característica de la Ética

Teórica o General: Por tener sus conocimientos especulativos puramente racionales, sobre los criterios o Normas de la moral. Práctica o Especial: Por estudiar los medios particulares, las virtudes, los deberes, etc. Ciencia Filosófica: Que actúa en el plano de los valores y la controversia. Forma de Conciencia: Se ocupa de algo muy abstracto «el debe ser». Establece principios universales: Busca formular explicaciones teóricas generales, aplicables en toda sociedad y todo tiempo. Enfoca la moral Como fenómeno: Toma en cuenta los valores, sean estos positivos o negativos, en cada época. Orienta el Comportamiento Moral: Señala las Normas adecuadas de la convivencia. Está presente en todo acto humano: Es UN elemento universal y básico de cohesión social.

E s una palabra de origen latino, que proviene del términos moris («costumbre»). Se trata de un conjunto de creencias, costumbres, valores y normas de una persona o de un grupo social, que funciona como una guía para actuar. Es decir, la moral orienta acerca de qué acciones son correctas (buenas) y cuales son incorrectas (malas).

Según otra definición, la moral es la suma total del conocimiento que se adquiere sobre lo más alto y noble, y que una persona respeta en su conducta. Las creencias sobre la moralidad son generalizadas y codificadas en una cierta cultura o en un grupo social determinado, por lo que la moral regula el comportamiento de sus miembros.

Por otra parte, la moral suele ser identificada con los principios religiosos y éticos que una comunidad acuerda respetar. El conjunto de normas morales es denominado como moralidad objetiva (existen como hechos sociales más allá de que el sujeto decida acatarlas).

En cambio, los actos a través de los cuales la persona respeta o viola la norma moral conforman la moralidad subjetiva, Cabe mencionar que la idea de responsabilidad moral aparece con el convencimiento de que el accionar del individuo siempre se realiza con un fin, a menos de que se encuentra inconsciente (ya sea por una enfermedad mental, un desequilibrio psicológico, los efectos de una droga, etc.).

Se dice que una persona que hace uso de los valores morales de su sociedad puede forjarse un mejor destino. El término moral también puede utilizarse como sinónimo de ética, por lo que adquiere sentido como disciplina filosófica o como sinónimo de la teología moral (una disciplina teológica).

L a palabra valores viene del latín «valere» lo que significa «ser fuerte». Este vocablo alude a todos aquellos principios que le permiten a los seres humanos mediante su comportamiento realizarse como mejores personas; es decir son esas cualidades y creencias que vienen anexadas a las características de cada individuo y que ayudan al mismo a comportarse de una forma determinada.

Los valores posibilitan la determinación de nuestras prioridades, y ayudan a encaminar la vida del ser humano a una autorrealización; estas creencias permiten elegir al hombre entre una situación u otra, o entre una cosa u otra. Los valores son aquellos principios, virtudes o cualidades que caracterizan a una persona, una acción o un objeto que se consideran típicamente positivos o de gran importancia por un grupo social.

En este sentido, los valores definen los pensamientos de las personas y la manera en cómo desean vivir y compartir sus experiencias con quienes les rodean. Es importante distinguir la diferencia con los valores. Los valores son los que determinan las prioridades dentro de nuestro estilo de vida (ejemplo: éxito, eficiencia, familia, empatía).

Se considera una persona con Principios, aquella que vive sus valores sintonizados con sus principios morales y éticos. Valor es la cualidad por la que un ser, una cosa o un hecho despierta mayor menor aprecio, admiración o estima. Es decir, un valor nos indica la importancia, significación o eficacia de algo.

Los valores no existen en abstracto, se depositan, algo se le da un valor, ya sea este en objetos o personas. Están ligados los valores a la historia, a las culturas, a los individuos y a las circunstancias que enfrentan. Los valores influyen en nuestra forma de pensar, en nuestros sentimientos y formas de comportarnos. Los valores se proyectan a través de actitudes y acciones ante personas y situaciones concretas. Los valores suponen un compromiso real y profundo de la persona ante si misma y ante la sociedad en que vive. En nuestra época, podemos identificar valores que son aceptados «realmente», en todo tiempo y lugar, porque posibilitan la existencia de una sociedad más justa y democrática y por eso los deseamos como el : (derecho y respeto a la vida, la verdad, la libertad, la equidad, la fraternidad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, etc.) Hay quienes piensan que es nuestra estimación de que son deseables lo que los hace valiosos.

Principio (ética) V iene del latín principium que significa origen, inicio, comienzo. A pesar de aún ser usado para referirse a un inicio de algo, esta palabra es mayormente usada en un sentido filosófico moral y ético. Son reglas o normas que orientan la acción de un ser humano cambiando las facultades espirituales racionales y sexuales.

  • Se trata de normas de carácter general y universal, como, por ejemplo: amar al prójimo, no mentir, respetar la vida de las demás personas, etc.
  • Los principios morales también se llaman máximas o preceptos.
  • Los principios éticos son declaraciones propias del ser humano, que apoyan su necesidad de desarrollo y felicidad, los principios son universales y se los puede apreciar en la mayoría de las doctrinas y religiones a lo largo de la historia de la humanidad.

También son usados para referirse a fundamentos y/o leyes sobre cómo funciona una ideología, teoría, doctrina, religión o ciencia, Algunos ejemplos son:

Principio de Arquímedes, en Matemáticas Principio de Pascal o Ley de Pascal, en Física Principios de Moral, en Religión

¿Qué estudios difieren de la ética?

Se diferencia en que la ética es el estudio filosófico y científico de la moral y es teórica mientras que la moral es práctica. La ética trata sobre la razón y depende de la filosofía y en cambio la moral es el comportamiento en el que consiste nuestra vida.